21 enero 2013 Fútbol americano

Ray-lewis-ravens

La SuperBowl XLVII ya tiene participantes. San Francisco 49ers y Baltimore Ravens se proclamaron campeones de conferencia al vencer a Atlanta Falcons y New Englan Patriots en la madrugada de este domingo. Así, los equipos dirigidos por los hermanos Harbaugh – Jim en los Niners; John en los Ravens- se disputarán el trofeo Vince Lombardi después de haberse quedado ambos equipos a las puertas el año pasado.

San Francisco 49ers 28 – Atlanta Falcons 24

San Francisco vuelve a la SuperBowl dieciocho años después y lo hace demostrando que es un equipo que sabe sufrir en los partidos. Los Falcons iniciaron la final de la NFC con una marcha más que su rival y poniéndose rápidamente por delante. Julio Jones recibió un pase para anotar un touchdown de 46 yardas a los pocos minutos del inicio de un primer cuarto que los Falcons cerrarían anotando un field goal. Exactamente mismo comienzo para el segundo cuarto, Jones recibía y anotaba para poner el 0-17 favorable a su equipo.


La defensa californiana era incapaz de llegar a Matt Ryan gracias al buen hacer de la línea ofensiva de Atlanta, igual de efectiva que una secundaria que paraba una y otra vez las bombas de Kaepernick. Las malas sensaciones se acumulaban sobre San Francisco hasta que Frank Gore hizo su aparición en el partido. Gore comenzó a ganar yardas con la carrera, lo que permitía estirar los drives y cansar a la defensa georgiana. Poco a poco y gracias a que el RB de San Francisco se había convertido en el foco de atención del front seven local, Kaepernick empezó a encontrarse más cómodo, pudiendo utilizar la Option con buenos resultados. De este modo, LaMichael James anotó con una carrera de 15 yardas y a 1:55 de finalizar la primera parte Vernon Davis recibía de Kaepernick para poner el 14-17. Sin embargo, Matt Ryan volvía a convertirse en “Matty Ice” para recorrerse el campo en algo más de un minuto y dar un pase de TD a Tony Gonzalez.

Los Niners seguían confiando en Gore al inicio de la segunda mitad, respondiendo éste con una TD de carrera para ponerse a tan solo 3 puntos del empate. Quizá por el miedo a perder ambos equipos se mostraron nerviosos y dubitativos en la realización de jugadas. Ryan era interceptado dos veces, pero lo que parecía la consumación del empate de los Niners se diluía al fallar Akers, uno de los mejores kickers de la liga, un field goal relativamente posible, acción empeorada posteriormente por Crabtree que perdía el balón cuando parecía que iba a conseguir el TD de la remontada.

Un punt muy acertado de San Francisco dejó a los Falcons en su yarda 1 al inicio del último cuarto. Ryan no pudo sacar a su equipo de la incómoda posición y una vez que 49ers tuvo el balón no encontraron demasiadas complicaciones para que Gore volviera a anotar en el juego por tierra poniendo el 28-24 a 8 minutos del final. Los Falcons necesitaban el TD y tenían tiempo para ello, solo faltaba que su QB les respondiera. Y lo hizo en parte. Ryan se volvió a recorrer el campo, esta vez acumulando minutos, para entrar en la red zone antes del tiempo muerto obligatorio de los dos minutos. Cuando todo el Georgia Dome veía en la mano la victoria los Falcons pecaron de cobardía con jugadas insulsas que parecían buscar quedarse a una yarda de la zona de anotación en lugar de alcanzar vía aérea. La racanería de Atlanta acabo pasándoles factura y el tan ansiado TD no llegó.

Los San Francisco 49ers estarán en la SuperBowl de New Orleans dentro de dos semanas una década y media después, y lo han conseguido cambiando completamente su forma de jugar, con un QB de segundo año que usa una estrategia defenestrada en la NFL, sufriendo desde el mes de septiembre hasta el pasado domingo. El rojo y dorado vuelve a estar de moda en la bahía.

Baltimor Ravens 28 – New England Patriots 14

Saltó la sorpresa en el Gillette Stadium de Foxboro. La NFL es posiblemente la liga más competitiva del mundo y menospreciar a un equipo que tiene a jugadores como Ray Rice, Anquan Boldin, Dennis Pitta, o el futuro Hall Of Fame Ray Lewis es posiblemente un sacrilegio deportivo. Sin embargo, era difícil no ver como favoritos a unos Patriots que han destrozado a lo que se le ha puesto por delante, liderados por uno de los mejores QB de la historia en estado de gracia. Pero así es el football.

Los Ravens planearon un partido lento, que obligaba a Brady a pensarse dos veces el usar la No Huddle Ofense. Así, con el ataque de New England mirando bien por donde pisaba y la defensa de Baltimore recelosa de dejar huecos que Brady aprovechara, avanzó el primer cuarto con la igualdad por bandera, con solo un FG de Gostkowski que daba ventaja a los Pats.

Con los receptores de Baltimore bien cubiertos por la secundaria local el ataque de los Ravens se basaba en las carreras de Ray Rice, dando resultados con un TD de carrera al que los Patriots responderían con una anotación de Welker y otro FG de Gostkowski.

La segunda mitad se inició con los Patriots en una buena posición de partido que tardó poco en desmoronarse. Primero Welker comenzó a dejar caer balones que Brady le ponía en bandeja y poco después el CB Talib se lesionaba sin posibilidad de volver al partido. A Flacco se le abría un nuevo mundo de posibilidades, pudiendo armar el cañón que tiene por brazo derecho en busca de Boldin, Pitta y Jacoby Jones. Pitta recibió un pase de 5 yardas de Flacco para poner a los suyos por delante al final del tercer cuarto.

Los Patriots tenían un serio problema en ataque. Sin Gronkowski y con Welker dejando caer todo lo que le llegaba Brady solo tenía como opciones a Hernández y Lloyd, ambos muy bien cubiertos por la secundaria de Baltimore. Para colmo el juego de carrera acabó de un golpe cuando Ridley sufrió una conmoción cerebral, que vino acompañada de fumble.

Belichick se iba quedando sin opciones en ataque, y la defensa al pase de los de Massachusetts se había vuelto un coladero tras la salida del campo de Talib. Demasiadas concesiones para unos Ravens que recordaban el FG fallado por Cundiff el año pasado en ese mismo estadio y que les privó de la SuperBowl. Así Flacco encontraría por dos veces a Boldin, consiguiendo sendos TD para los suyos. Aquí acabó el partido aunque quedaban más de 10 minutos por jugarse. Todo New England estaba completamente ido del partido y poco a poco los errores siguieron amontonándose hasta el pitido final.

Ray Lewis tendrá la oportunidad de retirarse luchando por el Vince Lombardi. Puede que ganándolo o perdiéndolo  pero combatiendo por él. Porque así es como los Ravens han llegado a la Superbowl. Luchando sin importar lo que ocurra después.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *