6 mayo 2015 Fútbol

Sede de la LFP

Hace algunos días habrás oído hablar del nuevo Real Decreto que ha aprobado el gobierno español y que va a cambiar el fútbol español. Los clubes más modestos han celebrado la aprobación de este Real Decreto que cambiará la forma en la que se reparten los ingresos televisivos, en busca de un reparto relativamente más justo que propicie una competición más igualada y por tanto más entretenida.

Ahora, los derechos se negociarán de forma centralizada. Además, el 50% de los ingresos se repartirá a partes iguales entre todos los equipos. El resto se repartirán en función de los resultados deportivos, haciendo una media ponderada con lo logrado en las últimas cinco temporadas, y en función del seguimiento mediático. Parece más justo, y lo es, pero ¿más equitativo?.

Cuando los porcentajes se trasladan a cifras, siempre estimadas, nos damos cuenta de que el cambio no es para tanto. Aunque la proporción haya bajado un poco, Real Madrid y Barcelona seguirán cobrando varias veces más que los demás y por tanto la diferencia seguirá siendo grande. No vamos a debatir si realmente lo merecen o no y entrar en terrenos pantanosos, pero sí considero que no se puede decir exactamente “equitativo” o “igualitario” al reparto.

Aun así, pese a este detalle semántico, los clubes están contentos y no es para menos, porque van a cobrar más de las televisiones de lo que lo hacían antes y eso era sencillamente lo que querían. Por ejemplo, el que menos cobraba esta temporada podría pasar a percibir por ingresos de televisión más del doble de lo que percibía, siempre en el caso de que se consiga un nuevo contrato.

Y es que ese es el siguiente paso a dar por los clubes, conseguir un nuevo contrato televisivo para que verdaderamente los equipos puedan cobrar más, en algunos casos el doble o más, y no sólo una pizquita. Los clubes esperan conseguir que los ingresos por televisión suban para la próxima temporada a los mil millones de euros y que sigan subiendo progresivamente, aunque esas cifras todavía seguirán estando muy lejos de los locos siete mil millones del nuevo contrato de la Premier League.

En cambio, si los clubes están contentos, los futbolistas parece que no. A través de la AFE, ya han dejado claro que no les satisface en absoluto su parte del nuevo pastel y han planteado ya una propuesta de huelga. Aunque detrás de esto, lo que podría estar realmente es el problema que varios jugadores importantes tienen con sus ingresos por derechos de imagen y lo que la Agencia Tributaria les reclama por ellos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *