25 octubre 2014 Tenis

nadal

Decir que Rafa Nadal tiene mala suerte casi es un sacrilegio teniendo en cuenta que es una de las personas más afortunadas del planeta por todo lo que le ha dado la vida gracias a su talento con la raqueta. Sin embargo sí se puede hablar de algo de infortunio en esta segunda mitad de la temporada en la que las lesiones y la enfermedad le han impedido jugar y le han obligado a tomar la decisión de no volver a competir hasta la próxima temporada.

Desde hace semanas Nadal está mal de salud con un principio de apendicitis que requiere de una intervención quirúrgica. El manacorí ha intentando retrasar esa operación para poder jugar los últimos torneos de la temporada pero en el ATP de Basilea se ha dado cuenta de que la salud manda por encima de las ganas y que eso no va a ser posible. El partido ante el joven croata Borna Coric de solo 17 años que ha ganado a Nadal por 6-2 y 7-6 (4) ha servido a Nadal para asumir definitivamente que hay que parar nuevamente porque no está para competir:

Voy a operarme de apendicitis después de este torneo, no iré a París ni a Londres a la Masters Cup. Ahora mismo no estoy capacitado para competir. Volveré en 2015, yo soy un jugador que aspira a ganar títulos y no meramente a disputar cuartos de final. Sabía que iba a perder aquí en Basilea, aunque no sabía exactamente cuando iba a ocurrir. La próxima semana estaré trabajando en mi espalda y, posiblemente, me operaré el 3 de noviembre como máximo

Perderse el Masters 1000 de París y, sobre todo, las ATP Finals de Londres es un duro golpe para Nadal en otro año malo para él. Cierto es que la temporada del español serviría para justificar toda la carrera de la mayoría de tenistas del circuito gracias a su victoria en Roland Garros adornada por ejemplo con el triunfo en el Masters 1000 de Madrid pero es menos de lo que alguien como él podría haber conseguido.

La espalda le jugó una mala pasada en la final del Open de Australia que acabó perdiendo ante Stanislas Wawrinka. Después del verano, cuando debía defender los títulos del US Open, Canadá y Cincinnati, fue su muñeca la que le obligó a parar y ahora ha sido la apendicitis.

Todos estos problemas se unen a los que ya ha tenido en otras ocasiones con sus problemas de rodilla y si vamos sumando lesiones y problemas físicos vemos que Nadal se ha perdido muchas citas importantes y que aún así sigue teniendo un palmarés tan envidiable. ¿Cuántos títulos más tendría Nadal si las lesiones le hubieran respetado un poco más? Es probable que algún que otro grand slam más y varios Masters 1000 pero también es probable que esta reflexión carezca de sentido porque las lesiones son inherentes a los deportistas de alto nivel que llegan su cuerpo al máximo cada día así que no tardaríamos en encontrar a otros deportistas que se podrían hacer la misma pregunta como, por ejemplo, Juan Martín Del Potro, todo un ganador de US Open con temporadas enteras en blanco por problemas en sus muñecas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *