26 octubre 2016 Fútbol

001075727

El Sevilla se llevó un duelo aguerrido contra el Atlético de Madrid convirtiéndose en el mejor Chile de Sampaoli aumentando la clase técnica sin perder un ápice del esfuerzo. El equipo del ex-seleccionador fue claramente superior al Atlético a excepción de 20 minutos de la segunda parte donde solo un error de marcaje acabó dando la victoria a los locales.

Los dos técnicos mostraron una cara inicial bastante similar con la clara intención de robar rápidamente y salir a la contra o, en su defecto, aglomerar efectivos en tres cuartos de cancha para llegar con potencia a la portería rival. Sampaoli puso toda la carne en el asador sacando de inicio una línea de tres centrales con Pareja como líbero con N’Zonzi de cierre y Mudo Vázquez y Nasri permutando posiciones mientras Mariano y Escudero actuaban de carrileros.

La disposición de los 11 sevillistas le dio la primera victoria, táctica, a los locales en las dos mitades del terreno. Por un lado, cuando el Atlético conseguía robar y salir a la contra, arma peligrosa teniendo en cuenta las dentelladas de Carrasco o Gameiro, se encontraba con 3 jugadores defensivos como mínimo.

En la imagen vemos como tras un pase interceptado de Mariano por Gameiro en campo sevillista se encuentra con los tres centrales por delante en lo que en otro caso debería ser una situación de superioridad numérica atacante.

defensa-sevilla

Pero es que además a la hora de atacar los de Sampaoli colocaban 7 efectivos en la ofensiva frente a las dos líneas de cuatro establecidas por Simeone.
Aquí vemos como N’Zonzi busca a Mariano, que se incorporará al ataque, y cómo todos los jugadores ofensivos del Sevilla están empujando las trincheras madrileñas contra su portería. En esta ocasión incluso el medio francés se suma al ataque llegando desde atrás para el centro, asfixiando durante varios minutos al Atlético.

ataque-sevilla

La respuesta de Simeone fue colocar un espejo frente al Sevilla y atosigar la salida de balón local adelantando jugadores y presionando con fiereza.

presión-atlético

Así llegaron las mejores oportunidades de los del Cholo con un Sevilla carente de pivote organizador, obligado a buscar a N’Zonzi como distribuidor para los atacantes, facilitando la recuperación del Atlético.

Ante la sobrepoblación central que causaba el cuadro rojiblanco en la elaboración sevillista, Sampaoli retrasó a Nasri hasta la altura de N’Zonzi escorándolo a la izquierda para oxigenar y generar superioridades de 3 contra 1 entre Escudero, el ex del City y Franco Vázquez.

nasri-elaborar

Con Nasri ayudando a la salida del balón el Sevilla aglomeraba más y más ataques y, aunque el Atlético defendía con solvencia sin que Oblak tuviese que intervenir, las opciones ofensivas se reducían a escaramuzas infértiles y algún ataque posicional que los de Nervión frustraban con facilidad, con lo que el campo empezaba a inclinarse hacia la meta visitante.

Los colchoneros fueron incapaces de deshacerse del asedio hispalense y, tras el intermedio, el Sevilla gozó de las mejores oportunidades fruto del agotamiento mental defensivo visitante, incapaz de parar especialmente a un Samir Nasri al que era complicado arrebatarle el esférico.
Viendo que el Sevilla rondaba el gol, Simeone decidió protegerse con la entrada de Tiago por Carrasco para buscar la recuperación central y el balón hacia Gameiro y Griezmann.

Así, los de la capital perdieron verticalidad pero ganaron en seguridad en el movimiento de la pelota, reduciendo la presión ofensiva sevillista y disfrutando de varios minutos de dominio. Con ese sencillo cambio, el Atlético se solidificó en lo que parecía un bloque inexpugnable, así que Simeone decidió estirar las opciones ofensivas e ir a por el partido sustituyendo a Gameiro por Torres.

Y como no podía ser de otra manera, y a pesar de que el Atlético jugaba los mejores 20 minutos del encuentro, el gol sevillista llegaba en una acción disruptora de la táctica, con un saque de banda en campo propio y un desmarque de N’Zonzi en pronfundidad que ni Tiago ni Gabi son capaces de seguir ante la superioridad física del francés.

gol-nzonzi

Con solo 15 minutos por delante y dos cambios hechos en busca de adelantarse primero en el electrónico el plan de Simeone se venía abajo mientras que Sampaoli encontraba lo que quería, pudiendo defender con los 3 centrales y los dos carrileros ahora convertidos a laterales más la ayuda de N’Zonzi, esperando para salir a la contra y rematar el partido, algo que no pudo superar un Atleti que había remado demasiado para darle la vuelta al partido.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *