29 diciembre 2015 Fútbol

Sergi Guardiola, con jersey negro, antes de que se frustrara su fichaje por el filial del Barcelona

El Barcelona iba a anunciar de una tacada el fichaje de tres jugadores para su filial pero al final sólo anunciaron dos. El tercero de ellos, Sergi Guardiola, se iba a quedar finalmente sin jugar de azulgrana por culpa de unos tuits en los que insultaba a Cataluña hace ya algunos años. Tal y como lo leen y en las fechas que estamos, parece una inocentada extraordinariamente preparada.

Delantero de 24 años, la historia de Sergi Guardiola es bastante rocambolesca. Después de pasar por varios equipos de Segunda B y desvincularse del Alcorcón, a donde había llegado esta temporada y donde poco había jugado, Guardiola llegaba al filial azulgrana pero su aventura como jugador apenas ha durado unas horas, nada más le ha dado tiempo de pisar los despachos.

En las redes sociales comenzaron a salir unos tuits, repescados de años atrás, en los que el futbolista insultaba a Cataluña y animaba al Real Madrid. A pesar de borrar los tuits, de proteger su cuenta con candado, de pedir disculpas e intentar explicarse, ya era demasiado tarde. Ante la repercusión de la noticia, el Barcelona decidía cancelar el contrato que se había firmado unas horas antes.

Esta no es la primera historia relativamente reciente de un jugador al que le terminan traicionado sus opiniones en las redes sociales. En verano, sin irnos muy lejos y sin salir de España, el Depor canceló el fichaje de Julio Rey, otro joven futbolista también fichado por el filial y que cometió el mismo error cuando tenía 17 años, pensar que era libre para expresarse en una red social.

Está claro que deporte y redes sociales cada vez son menos compatibles. No se puede librar a estos jugadores de su parte de culpa en esta situación pero, igualmente, ¿es justo que alguien rebusque años atrás en busca de declaraciones que, extrapoladas al presente y fuera de contexto, puedan resultar polémicas? Es un debate que está ahí.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *