17 julio 2010 Ciclismo

Alexandre Vinokourov celebraba en línea de meta su triunfo

Si Andy Schleck (Saxo Bank) no hubiera cedido al ataque de Alberto Contador, el madrileño no habría tirado para delante y probablemente Alexandre Vinokourov (Astana) hubiera ganado la etapa de Mende. Sin embargo, y pese a la panzada que se dio ayer, al corredor kazajo se le había quedado la espinita clavada y que mejor día que hoy para sacarsela, en la antesala a los días grandes de este Tour de Francia 2010.

Tras 196 kilómetros, Vinokourov cruzó en solitario la línea de meta echando por tierra el trabajo del equipo Columbia, que se mantuvo siempre al frente del pelotón para programar una nueva llegada al sprint. Por eso, la fuga formada por 3 buenos rodadores como Juan Antonio Flecha (Sky), Piedrick Ferrigo (Bbox) y el incombustible Sylvain Chavanel (Quick Step) no llegó a buen puerto y fue neutralizada a 10 kilómetros de la línea de meta.


Pero el recorrido escondía una trampa que Columbia no pudo controlar, la pequeña subida a Saint Ferreol a 8 kilómetros de meta. El primero en atacar fue Alessandro Ballan (BMC), también probó fortuna Carlos Barredo (Quick Step) junto a Nicolas Roche (AG2R) y Damiano Cunego (Lampre), y poco después saltarían del grupo Luis León Sánchez (Caisse d’Epargne) y Alexandre Vinokourov. El kazajo, que fue el último que salió, fue el único que aguantó e insistió pese a que el pelotón le encimaba.

Así coronó la pequeña cota de tercera categoría y así se lanzó en tumba abierta en el descenso, ganando ventaja sobre un pelotón que se había quedado vacío de poder sin la presencia de los Columbia en los puestos delanteros. Para cuando hubo orden, la ventaja del kazajo ya ascendía a 20 segundos y el terreno se le presentaba favorable, así, echando la vista atrás para cerciorarse de la posición del gran grupo, Vinokourov volvía a ganar una etapa en la ronda gala.

Finalizada la etapa, Contador felicitaba a su compañero con un efusivo abrazo. El madrileño sabe que Vinokourov se merecía este triunfo, y que una vez arrancada la espinita de la victoria de etapa, ahora trabajará al 100% para el objetivo que tenía Astana al inicio de este Tour, la general para su jefe de filas. Por si acaso, ambos corredores habían demostrado que dentro del bloque no hay ninguna fisura.

Una general que no se ha movido hoy en espera de la primera jornada pirenaica que se vivirá mañana: 184 kilómetros entre Revel y Ax-3 Domains. Se prevé que la de mañana sea una jornada clave en un día que comienza tranquilo pero que encadena en su tramo final la espectacular subida al Port de Pailheres, de categoría especial, y la subida al Ax-3 Domains, de primera categoría, en la que finalizará la etapa. Los 15 kilómetros de Pailheres al 8% de promedio prometen espectáculo, y Carlos Sastre y Alberto Contador guardan buenos recuerdos en esta subida.

Vía | Le Tour

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 julio 2010
  2. El megaplayback fracasa en su estreno con un domingo con dominio de Anacondas y Aída 19 julio 2010
  3. El megaplayback fracasa en su estreno con dominio de Anacondas y Aída 19 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *