Comienza el juicio por los difusores

Comienza el juicio por los difusores

Escrito por: Javi    14 abril 2009     2 Comentarios     2 minutos

Se podría decir que hoy comienza en París el tercer gran premio de la temporada, pero sin vehículos circulando a 300 por hora sobre el asfalto, sino con jueces y despachos. Hoy se ha reunido en la capital francesa el Tribunal de Apelación de la FIA para decidir sin son legales o no los difusores que montan en sus monopalzas las escuderías Williams, Toyota, y Brawn GP, la dominadora hasta ahora del mundial.

Si el Tribunal diera la razón a los denunciantes (Red Bull, Ferrari, Renault y BMW), las tres escuderías con doble difusor se verían obligadas a modificar su coche. Tendrían tres días para cambiar los difusores a la reglamentación adecuada, pero no perderían los puntos, ya que tanto en Australia como en Malasia corrieron de forma legal, con el permiso de los comisarios de la FIA. Por tanto, el Mundial se quedaría tal y como está.


Sin embargo, todo apunta a que la FIA mantendrá su decisión sobre el tema de los difusores y puedan seguir usándose. Al resto de escuderías no les quedaría más remedio que ponerse al día y tendrían que rediseñar el coche prácticamente en su totalidad. Para ponerse al nivel de Brawn necesitarían aproximadamente media temporada y mucho presupuesto, tiempo suficiente para que los “modestos” dominen la clasificación.

Para algunos hoy se decide el devenir del Mundial de Fórmula 1. Los grandes escuderías, salvo Mclaren que de momento no opina, creen que cuando compitan a igualdad de condiciones que Brawn GP ya estará todo decidido a favor de ellos y que mejor harían en ir pensando en preparar el próximo año. Mientras tanto, Ross Brawn está tranquilo pase lo que pase, ya que afirma que el secreto del éxito de su monoplaza no está en los famosos difusores traseros.

La solución: mañana por la tarde.

Vía | El mundo deportivo


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.