Royston Drenthe concede una entrevista en la que habla de su situación en el Real Madrid

Royston Drenthe concede una entrevista en la que habla de su situación en el Real Madrid

Escrito por: Fernando    27 enero 2009     Sin comentarios     8 minutos

El pasado domingo, el Real Madrid ganó en un partido discreto por 1-0 al Deportivo de la Coruña. Uno de los hombres que salió bastante tocado de aquel partido fue Royston Drenthe. El holandés se llevó una pitada del Bernabéu justo cuando saltaba al campo. Está claro que de momento no es uno de los futbolista que enamore al Bernabéu, que parece haber agotado su paciencia con el extremo.

Durante los 20 minutos que estuvo en el campo, el holandés estuvo muy discreto. Intento un par de cabalgadas pero hasta en una de ellas acabó cayéndose al suelo el solo, lo que irritó aún más a los aficionados. El holandés ha concedido una interesante entrevista en As, en la que habla de su situación en el Madrid y en la que comenta que el pasado domingo fue el peor dia de su carrera deportiva. Juande ha salido en su defensa, ya que se trata de un jugador joven pero el Bernabéu no parece que este muy ilusionado con el holandés. A continuación podéis leer todas las declaraciones del jugador.

¿Cómo se encuentra de ánimo después de los pitos que recibió del Bernabéu? Le noto hundido…

El equipo ganó y eso me hace muy feliz, pero también me encuentro muy triste por esos pitos. Para mí, lo primero es el equipo y si ganamos es lo más importante. Soy uno más de los 25 jugadores de la plantilla y mis problemas son personales y sólo míos. Pero cuando vuelva a jugar regresaré con mucho ánimo porque el Madrid está en mi corazón. Eso sí, si entro en el Bernabéu y me pitan es muy duro. Es la primera vez que he sentido esto. Ya había sido pitado antes en el Bernabéu, pero contra el Depor me silbó muchísima gente desde que entré. Entiendo un poco al público del Bernabéu, porque en el Madrid no he jugado a mi nivel de antes, y el aficionado quiere que juegue así… Intento entenderles.


¿Le dolieron mucho esos pitos del público?

Mucho, porque sólo he llevado a dos equipos en mi corazón: el Feyenoord y el Real Madrid. En Holanda me animaban y eso ha cambiado desde que llegué al Madrid. Soy muy joven y esto duele. Cuando llegué metí un gol ante el Sevilla y la gente habló muy bien de mí. Luego me quedé fuera de algunas convocatorias y fue un año complicado. En este me propuse hacer una gran temporada jugando bien y marcando goles y ahora estoy dolido y triste. Están siendo días muy duros.

El domingo casi rompe a llorar tras el partido

Sí, casi. Es verdad. Y es normal. El Bernabéu es mi casa y ahora parece que juego fuera. A mí no me duele que me piten lejos del Bernabéu, pero en casa duele bastante. Quiero mucho a este club. Tengo una camiseta del Madrid de Ronaldo, que fue un regalo que mi padre me hizo con quince años. Yo siempre era del Madrid, mientras que mi familia era del Barcelona. Soy del Madrid desde niño. Cuando surgió la posibilidad de fichar por este equipo hablé con el señor Mijatovic y le dije directamente que sí. Ni me lo pensé. En Holanda, el Madrid es muy grande.

¿A quién cree que le está fallando en estos momentos?

Todos los días que voy al entrenamiento me despierto a las ocho y media de la mañana. Voy a la habitación de mi hija de ocho meses, me ducho con ella, desayuno a su lado y me voy al entrenamiento. Siempre que llego al vestuario, Sergio Ramos, Iker y Pipa me dicen: “Malaguita, ¿cómo estás?”. Siempre voy muy feliz. Me entreno bien y me voy a casa sintiendo que he hecho el trabajo bien. Prefiero jugar mal fuera que en el Bernabéu porque noto un sentimiento horrible. Fuera se siente la presión, pero la sentimos todos. Y lo más extraño es que adoro a la afición del Madrid. Cuando voy por la calle la gente me quiere. Me paro siempre a hacerme fotografías con los aficionados al salir del entrenamiento, donde sea… Pero en el Bernabéu cambia todo y no sé por qué. Soy una persona normal y no me creo nada por ser jugador del Madrid.

¿Pero por qué la gente la ha tomado con usted?

Porque quieren ver a un Drenthe mejor. Sé que están siendo muy duros conmigo, pero esto es fútbol.

¿Qué consejos le da en estos momentos su padre?

Mi padre tiene otro corazón diferente al mío. Es mucho más duro. Yo soy más sensible. Mi padre me dice: “¿Qué te pasa? Tú eres un Drenthe. ¿Qué te pasa? Levántate, ánimo”. Pero a mí me cuesta asumirlo. Él y el resto de mi familia son mi principal apoyo. Esta semana está siendo difícil.

¿Quién es su principal apoyo en el vestuario del Madrid en estos momentos?

Gabriel Heinze. Siempre habla conmigo. Para mí es como un padre. Siempre me aconseja: “Juega en los partidos como lo haces en los entrenamientos. En dos años serás buenísimo. Tú eres muy bueno y rápido”. Es experto, me da buenos consejos y me apoya cuando más lo necesito. Ahora lo está haciendo porque sabe cómo lo estoy pasando.

¿Qué quiere decirle a todos esos aficionados que le pitaron cuando el domingo salió al Bernabéu y no había tocado todavía el balón?

Me gustaría decirles que quiero llegar a ser importante en el Madrid y que deseo ser feliz a su lado. Lo más importante es este club y me he prometido a mí mismo triunfar en el Madrid.

¿Qué les responde a todos aquellos que afirman que Drenthe no es jugador para el Real Madrid y que debe ser traspasado?

No les puedo decir nada porque las opiniones hay que respetarlas. Sólo tengo que hacerles cambiar esa opinión y demostrarles que puedo llegar a ser importante para este club.

¿El domingo fue el peor día de su carrera deportiva?

Recuerdo una vez, en el Feyenoord, que el Ajax nos ganó 4-1. Ese fue un día muy malo, pero ahora tengo 21 años y después de cuatro temporadas de profesional lo del otro día fue peor. Fue increíble, muy difícil para mí. Es la primera vez que me pasaba en mi carrera y no me lo podía creer.

¿Por qué se cae tanto al césped? ¿Le pasa algo con las botas o es un problema de coordinación?

Raúl me dijo el otro día, cuando terminó el partido, que había elegido unos tacos demasiado largos y que el campo estaba muy duro para llevarlos. “Con unos tacos un poquito más cortos te iría mejor, Roy. Si los llevas tan largos es lógico que te caigas al suelo”, me dijo. Habló conmigo en el vestuario después de que acabara el partido y me quedo con lo que me ha dicho porque sabe mucho.

Usted se está entrenando ahora muy bien, está centrado, con una vida familiar… ¿Qué más puede hacer para que las cosas le salgan bien? ¿Todo es cuestión únicamente de confianza?

Es verdad que estoy haciendo muy buenos entrenamientos, pero al final lo que importa es que todo eso que haces en los entrenamientos lo repitas en los partidos. Ahora no vale de nada hablar. Sólo me queda entrenarme bien y hacer un buen partido. La gente no se queda con lo que haces en los entrenamientos. Sólo se quedan con lo que haces en los partidos. Y es lógico.

¿Qué le dijo Juande? No sé si sabe que le defendió en la sala de prensa…

No habló conmigo al acabar el partido porque nunca lo hace. Prefiere esperar un par de días en vez de hablar en caliente. Llevo un mes y medio con él y para mí es importante porque me da confianza. Es muy buena persona y de verdad que nos ayuda mucho a todos los jugadores.

Hoy va a hablar con usted. ¿Qué le va a decir usted a él?

Que muchísimas gracias por confiar en mí y por defenderme ante la prensa. Ese apoyo fue muy importante.

¿Y ahora qué?

Luchar, pero a veces la vida no te da lo que quieres.

¿Ha pensado alguna vez en tirar la toalla y valorar que su futuro puede estar fuera del Real Madrid?

No, nunca. Sé que esto es difícil, pero quiero luchar por triunfar aquí. Me siento con ánimos para hacerlo. Es verdad que ahora tengo que sacar lo mejor de mí.

Vía | As


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.