4 abril 2015 Ciclismo

Ángel Vicioso, ciclista del equipo Katusha

La carrera que lleva el nombre del ciclista español más grande, el Gran Premio Miguel Indurain, volvió a celebrarse este año 2015 prácticamente sin cobertura mediática. Tal y como era de esperar, la prueba, que partía desde Estella y finalizaba en la Basílica de Puy 193 kilómetros después, ha sido un duelo entre los equipos Movistar y Katusha, antesala de lo que puede que vamos en la Vuelta al País Vasco.

La escapada del día se neutralizó en el kilómetro 142, con el equipo Movistar al frente del pelotón. Pocos kilómetros más tarde se iba a formar la que iba a ser la escapada definitiva, tras un ataque de Beñat Intxausti (Movistar) casi a punto de coronar Lezaún. El movimiento dejó a once ciclistas en cabeza, entre los que también estaba Ion Izagirre (Movistar), Amets Txurruka (Caja Rural), Ángel Vicioso (Katusha) o Paco Mancebo (Skydive Dubai).

Aunque la principal baza del equipo Movistar era Alejandro Valverde (Movistar), ganador el año pasado y al que todos hacíamos en Flandes pero que al final ha cambiado de calendario, el equipo español dio por buena la fuga y la dejó ir, con la esperanza de que Ion o Beñat, buenos escaladores, remataran la faena en la subida final, de apenas un kilómetro pero con un promedio del 9’5% y alguna que otra rampa por el 15%.

Sin embargo, Vicioso les aguantó en la subida a los dos Movistar y les remató en el sprint final, quedándose para él la victoria. Es el primer triunfo para el veterano ciclista catalán desde el año 2011, precisamente en una prueba que se le da bastante bien al equipo Katusha, pues cuatro de los últimos seis ganadores lo hicieron con el maillot de la formación rusa.

Más información | Club Ciclista Estella

Comentarios

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *