12 abril 2016 Fútbol

Cristiano anotó los tres goles de la remontada ante el Wolfsburgo

Quien no confiara en la remontada tenía muy poca fe. Si había un equipo capaz de darle la vuelta al 2-0 de la ida ese era el Real Madrid, y de hecho las apuestas no daban una cuota muy alta a la victoria por 3-0. Ese fue el resultado que consiguió el Madrid ante el Wolfsburgo, dejando a los alemanes sin el sueño de eliminar a todo un grande.

A los 16 minutos, el Real Madrid había igualado la eliminatoria con dos goles de Cristiano Ronaldo, con menos de un minuto y medio de distancia entre uno y otro. El conjunto de Zidane había salido con mucha intensidad y poniendo un ritmo vertiginoso, encerrando al Wolfsburgo en su área, pero a partir del 2-0 se acabó y en un partido controlado, mandaron los alemanes y hasta dieron algún susto.

Ya en la segunda mitad, el Madrid le puso algo más de intensidad de nuevo pero no cambió la dinámica. Cuando se rompió en dos, cuando se zambulló de nuevo en la locura del ir y venir, fue cuando llegó el gol necesario. La firma fue otra vez para Cristiano, que cerró su hattrick con una falta que se coló por entre medio de la barrera. Y es que los alemanes hoy no supieron mantenerse firmes en el Bernabeu.

El gol de De Bruyne sentenció el pase del City a semifinales

Así las cosas, el Manchester City será el único novato en las semifinales de esta Liga de Campeones. Y lo será gracias, en parte, a un ex del Wolfsburgo, Kevin De Bruyne. El belga que no valía para el Chelsea y por el que el City pagó 55 millones de libras al conjunto alemán ya marcó en la ida y ha marcado en la vuelta el gol con el que el City ha sentenciado su pase.

A los de Manchester les valía el empate sin goles porque traían de la ida la ventaja de los goles a favor, pero evidentemente era un resultado muy peligroso y más ante un PSG que necesitaba marcar. El equipo francés acusó las bajas, ya que terminó jugando sin ninguno de su trío de medios titulares, pero aún así llevó peligro sobre la portería de Hart, que volvió a ser el de las grandes noches.

Cuando más sufría el equipo de Pellegrini, apareció De Bruyne y con un bonito disparó superó a Trapp. Con el 1-0, que pudo llegar en la primera mitad si Agüero no hubiera marrado un penalty, el City afrontó con tranquilidad los minutos finales, disfrutando del sabor de pasar a las semifinales de la Liga de Campeones en una noche para la historia del conjunto de Manchester.

Vía | UEFA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *