7 abril 2016 Fútbol

Ricardo Rodriguez, lateral izquierdo del Wolfsburgo

Si el Real Madrid quiere ser el segundo equipo español en semifinales de la Champions League, pues uno saldrá de la eliminatoria Barcelona – Atlético de Madrid, tendrá que hacer en el Bernabeu una de las remontadas de las grandes noches europeas. Pues en su visita a Alemania, el conjunto de Zinedine Zidane ha caído ante el Wolfsburgo por 2-0, su primera derrota en lo que va de torneo continental.

El Madrid partía como claro favorito en esta eliminatoria y el propio equipo alemán hablaba de salvar al menos el partido de ida como fuera. Sin embargo, el penalty de Casemiro en el minuto 18, que permitió al conjunto alemán adelantarse ya que lo transformó Ricardo Rodríguez, cambió completamente el desarrollo del encuentro. A partir de ahí, el Wolfsburgo dejó de ser la cenicienta que todos esperaban.

Y así llegó el 2-0, obra de Arnold, finalizando un buen contraataque. Con ese resultado a favor, el equipo alemán trató de dormir el partido y la verdad es que lo consiguieron, pues el Madrid no llevó excesivo peligro sobre la portería defendida por Benaglio. Al contrario que en el Clásico, los cambios no le funcionaron a Zidane, y con el 2-0 se llegó al final del encuentro.

PSG y City empataron en París

En París, en el otro encuentro de esta noche de miércoles, el PSG y el Manchester City empataron a 2 goles, por lo que el equipo inglés parte con una ligera ventaja de cara al partido de vuelta. En el encuentro pudo pasar cualquier cosa, y es que el PSG tuvo la primera gran ocasión de la noche, un penalty que Ibrahimovic no aprovechó, para luego ver como el City se adelantaba.

Lo hicieron los ingleses gracias a un gol del belga Kevin De Bruyne, en el 38 de juego. Antes del descanso, el PSG ya había igualado el marcador, esta vez con acierto para Ibra, aprovechando un tremendo regalo de Fernando y en parte de Hart. Y en el 59 ya mandaba en el tanteo el equipo local con un gol del centrocampista Rabiot, aprovechando una acción a balón parado.

Del casi 3-1, pues el larguero repelió un cabezazo de Ibrahimovic, se pasó al definitivo 2-2, en una jugada tonta en la que la defensa del PSG erró al despejar y permitió a Fernandinho anotar, casi sin querer, pues su remate no fue nada del otro mundo. Así, los errores, tanto a la hora de definir como a la hora de defender, marcaron este partido de ida en la capital francesa.

Vía | UEFA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *