3 agosto 2016 Fútbol

Edgardo Bauzá es el nuevo seleccionador argentino

Ni Simeone, ni Bielsa, ni Sampaoli, ni Pochettino … El cargo de nuevo seleccionador de Argentina será para Edgardo Bauzá. Ante la negativa de los técnicos anteriormente nombrados y la de muchos otros, como Marcelo Gallardo o Carlos Bianchi, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) ha optado por este entrenador apodado “Patón” para ocupar la vacante dejada por el Tata Martino.

Bauzá no era ni mucho menos la primera opción que manejaba AFA para suplir al Tata

La marcha del Tata tras perder la Copa América Centenario tal y como perdió la de 2015, en la final y ante el mismo rival, Chile, dejaba abierta la vacante al puesto de seleccionador. Las negociaciones con técnicos que ya tenían equipo no fructificaron, de ahí que se le presentara la oportunidad a este entrenador que, en su caso, no ha tenido problemas para abandonar el club que dirigía, Sao Paulo.

Como futbolista, Bauzá vistió las camisetas de cuatro equipos: Junior de Barranquilla de Colombia, Club Atlético Independiente, el Tiburones Rojos de Veracruz mexicano, y Rosario Central. Éste sería el equipo de su vida, pues en él jugó en tres etapas diferentes, entre ellas su debut como profesional y también su retirada. Con los canallas también lograría sus únicos títulos como futbolista: dos ligas.

Su carrera como entrenador no podía empezar en otro sitio que en casa, en Rosario Central, seis años después de su retirada en 1992. Después, Bauzá dirigiría a varios equipos sudamericanos, incluyendo en su currículum a Velez Sarfield, Colón (en dos ocasiones), Sporting de Cristal de Perú (donde ganó una liga), Liga de Quito en Ecuador (ganando dos ligas en dos etapas diferentes), Al Nassr en Arabia Saudí, San Lorenzo de Almagro y finalmente Sao Paulo.

Su mayor éxito como entrenador ha sido ganar por dos veces la Copa Libertadores

Su techo lo tocó ganando en dos ocasiones la Copa Libertadores. Primero, con Liga de Quito en 2008, convirtiéndose en el primer y único equipo de Ecuador en conseguir el máximo trofeo del fútbol sudamericano a nivel de clubes. La segunda no ha mucho, en 2014, dirigiendo a San Lorenzo de Almagro, en el primer gran título continental para el equipo conocido como el Ciclón.

Ahora afronta un nuevo reto dirigiendo a una selección que él defendió como jugador en sólo tres ocasiones y con una trayectoria peculiar. Debutó en un amistoso en 1981 pero ya no volvió a ser convocado hasta 1990, donde jugó otros dos encuentros amistosos y fue uno de los 22 elegidos por Carlos Bilardo para estar en el Mundial de Italia 1990, aunque Bauzá no llegó a jugar ni un minuto en el torneo.

Como defensa que era, sus equipos se caracterizan por estar bien armados en ese aspecto, amante del 4-2-3-1, con un delantero referente y con mucho juego por banda. Un sistema diferente a lo que se empleaba en los últimos años, con un equipo que se armaba entorno a un Messi que será el primer gran reto para Bauzá, convencerle que siga en la albiceleste y que esté ya en septiembre, para su estreno como seleccionador.

Vía | AFA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *