26 enero 2012 Fútbol

El F.C. Barcelona se ha metido en la semifinales de la Copa del Rey eliminando al Real Madrid que logró empatar a dos tantos en el Camp Nou. Ambos equipos nos brindaron un partido muy emocionante, digno de la competición y de los contendientes que había en el campo y que debe dejar orgullosas a ambas aficiones aunque, lógicamente, la azulgrana estará más feliz y quizás la blanca dándole vueltas al planteamiento de Mourinho en el partido de ida.

Y es que el partido del Camp Nou poco tuvo que ver con el que vivimos hace siete días en el Santiago Bernabeu. Ante la necesidad de remontar, el planteamiento de Mourinho fue completamente opuesto y volvió a plantear el clásico 4-3-3 con el que juega habitualmente, devolviendo a Pepe al centro de la defensa y con jugadores creativos arriba como Kaká y, sobre todo, Ozil que acompañaban a Cristiano Ronaldo y Gonzalo Higuaín.

El argentino pudo encarrilar el partido para su equipo muy pronto porque a los 12 segundos Alves y Piqué no se entendieron y le dejaron solo ante Pinto. Sin embargo, el Pipita no definió como de costumbre. Ese primer acercamiento era una declaración de intenciones del conjunto blanco que defendió bastante arriba, con las líneas juntas y creando nerviosismo al Barça que tuvo varias complicaciones en defensa, entre ellas, otra dejada de Pinto a Higuaín en un mal despeje que tampoco acabó en gol.

El Barça intentó contrarrestar al Madrid con su fútbol de toque aunque no pudo hacerse con el dominio del balón que ni mucho menos fue por encima del 70% en la ida quedándose en el 56% aproximadamente. Messi avisó al cuarto de hora pero el Madrid era el que estaba teniendo mejores ocasiones. Ozil, que firmó un gran partido, conectó un gran disparo al larguero antes de la media hora pero el buen juego de los blancos tenía la fortuna del gol.

Una fortuna, y acierto claro está, que si tuvo el Barça en la recta final de la primera mitad porque en apenas unos minutos marcó dos tantos. Primero fue Pedro que aprovechó una gran galopada de Messi y después Alves con un espectacular disparo cruzado que se coló por la escuadra de Casillas al borde del descanso y con el que parecía sentenciarse la eliminatoria que además estaba subiendo de temperatura debido a que Teixeira Vitienes se había tragado un par de penaltis y estaba completamente desbordado por un partido que le superaba y en el que fue administrando las amarillas a su antojo en una actuación que va a dar bastante que hablar.

El marcador era un excesivo castigo para el Real Madrid porque no había merecido irse al descanso con ese marcador. La eliminatoria parecía decidida pero los blancos tiraron de orgullo y heroica y casi dan la vuelta al partido. Ramos consiguió batir a Pinto de cabeza pero el árbitro anuló el gol por falta, leve en todo caso, a Alves.

No se desanimó el Madrid que siguió intentándolo y la visión de juego de Ozil le permitió conectar en profundidad con Cristiano Ronaldo que tiró al suelo a Pinto con una gran finta para hacer el primero. Tres minutos después, Benzema, que había sustituido a Higuaín, ganaba la partida a Puyol en el área y hacía el segundo cuando todavía quedaban 20 minutos de emoción.

En ese momento el Barça parecía muy tocado y daba la sensación que el Real Madrid podía obrar la remontada ante un Camp Nou muy temeroso, quizás el más temeroso que recordamos en los últimos años. El partido estaba abierto, Benzema la tuvo para los blancos y Messi y Pedro pudieron sentenciar en el otro área. Sin embargo, el marcador ya no se movió y el Barça se metió en semifinales tal y como estaba previsto pero con mucho más sufrimiento del que tenían presupuestado.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 enero 2012
  2. La fuga sigue perdiendo audiencia 26 enero 2012
  3. Elsa Pataky y Chris Hemsworth, radiantes en los premios Laureus 7 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *