9 febrero 2014 Baloncesto

Marcelinho-Barcelona-Valencia

Habrá clásico en la final de la Copa del Rey tras la victoria del FC Barcelona ante el Valencia Basket en un encuentro que al final acabó apretado pero en el que el Barça siempre dominó gracias a un primer cuarto que entra de lleno en la historia de la Copa como la mayor diferencia en tan solo 10 minutos.


Y es que el Barça salió con la misma energía que en los cuartos de final ante el Iberostar Tenerife pero más acertado si cabe. Así, Navarro y Papanikolau encontraron la vena taronja desde el triple. Aunque Pau Ribas consiguió hacer frente momentáneamente al vendaval blaugrana, pronto el oleaje se hizo demasiado bravo para los de Perasovic.

Papanikolau completaba una gran actuación en tan solo 6 minutos con otros tantos puntos y cuando el Valencia consiguió frenar el huracán exterior se dio cuenta de que Tomic ya se había enchufado por dentro. El croata se hacía enorme para los interiores rivales y además de puntos acumulaba marcas que liberaban a sus compañeros, permitiendo a Nachbar anotar con facilidad para, con esta muestra de juego coral, finalizar el cuarto con un insólito 31-9.

El segundo cuarto volvía a los patrones del primero, esta vez con Oleson y Nachbar tirando de tres y Dorsey haciendo de las suyas en la pintura. El partido corría claros riesgos de desaparecer antes de llegar al descanso pero la defensa de Valencia Basket paró en seco la progresión blaugrana y se encomendó en ataque a Justin Doellman. El americano desatascó a los suyos creando auténticos dolores de cabeza en el rival, consiguiendo ponerse a 15 puntos con 48-33 en el electrónico antes de llegar al descanso.

La arenga de Perasovic a los suyos impidió otro golpe en la barbilla del Barça y un gran Van Rossom dejaba a punto el bajar de los 10 puntos pero Papanikolau colocaba un tapón a Doellman que bajaba de golpe la euforia taronja. Aunque Sato y Van Rossom tiraron bien del carro, Tomic, Nachbar y Navarro se mostraron altamente eficientes y hasta Pullen acertó un triple para entrar en el último cuarto con una ventaja de 64-48.

Sin embargo, Sato sacó todo lo que llevaba dentro para empujar al Valencia a ponerse a tan solo 11 puntos de los de Pascual, pero el Barça minimizó errores y al cansancio físico se le sumaba el psicológico de no llegar nunca a la orilla a pesar de remar todo lo posible. Finalmente el Valencia se colocó a tan solo siete puntos, pero con tan solo un minuto por delante la machada se antojaba imposible.

Así, los catalanes manejaron bien el reloj y la situación y terminaron el partido con 89-81, cerrando su pase a la final de la Copa, cita a la que llega al igual que en las últimas 15 ediciones. 

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 febrero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *