30 mayo 2013 Fútbol

Abidal celebrando la liga, su último título con el Barcelona

Hoy se despedía, en una emotiva rueda de prensa, Eric Abidal. Un hasta luego, y no un adiós, es el mensaje que ha enviado el que, una vez termine la temporada, dejará de ser jugador del Fútbol Club Barcelona. Han sido seis años en el club azulgrana, seis años en los que el jugador ha alcanzado lo más alto, en forma de títulos, y en los que también le ha tocado vivir momentos muy malos.

Abidal llegó a Barcelona procedente del Olympique de Lyon a cambio de 14 millones de euros. Una inversión importante para contratar al que era, por entonces, mejor jugador europeo en su puesto. El primer año de Abi en el Barça no fue para recordar, pero es que el equipo azulgrana no pasaba por su mejor momento precisamente y todo iba mal. Pero a partir del año siguiente, con la llegada de Guardiola, comenzó la colección de títulos.

A nivel nacional, cuatro ligas, dos Copas del Rey y tres Supercopas. A nivel internacional, 2 Ligas de Campeones, 2 Supercopas de Europa y 2 Mundiales de Clubes. Su único mal recuerdo, como no, el cáncer. Esa enfermedad con la que ha tenido que luchar, lo que le ha convertido en todo un ejemplo de superación, en todo un espejo en el que mirarse para mucha gente que por desgracia le toca pasar por estos difíciles trances.

La razones deportivas de no renovar a Abidal pueden ser compresibles, y se pueden aceptar. Pero sentir que el Barcelona no ha hecho nada bien las cosas al respecto es inevitable. Más aun a sabiendas de que se había dicho desde el club en varias ocasiones que Abidal renovaría si volvía a estar para jugar antes de que terminase esta temporada, y Abidal volvió al césped, tras trabajarlo mucho y ponerle mucho esfuerzo en estos últimos meses.

Por eso, Abidal dejaba claro que “no se lo esparaba”, aunque se marchaba sin renconres y con la firme intención de volver, recogiendo el guante de Rosell que le ofrecía un cargo dentro del club. Eso será más tarde porque el jugador francés lo que quiere es seguir jugando al fútbol, seguir saltando al césped mientras un médico no le diga lo contrario. Aunque de momento, su futuro es una incógnita porque todavía no tiene equipo ni tiene claro donde jugar.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 mayo 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *