8 mayo 2016 Fútbol

La Eurocopa de 1972 jugó su fase final en Bélgica

Como ya os contamos, la Eurocopa de 1968 fue el inicio de una época de declive del fútbol español. Y no sólo a nivel de selecciones, sino también a nivel de clubes, donde ya no se celebraban los triunfos de los nuestros en las competiciones europeas. La Copa de Europa del Real Madrid en 1966 y la Copa de Ferias del Barcelona del mismo año, ganada en la final al Real Zaragoza, eran los últimos grandes títulos del balompié español a nivel continental.

Así pues, no había grandes esperanzas puestas en una selección que, además, había fracasado en la fase de clasificación al Mundial de México 1970. A pesar de que se iniciaba un nuevo ciclo con Ladislao Kubala como seleccionador y que tomaban el mando jugadores que ahora nos traen grandes recuerdos, como Carles Rexach, Luis Aragonés o Txetxu Rojo, la fase de clasificación a la Eurocopa de 1972 supuso un nuevo paso atrás.

Tampoco ayudó a que en el grupo de clasificación España quedara encuadrada con la Unión Soviética, un país que había jugado las tres fases finales de la historia del torneo y que seguía sacando jugadores y jugadores de primer nivel. Precisamente, perder en tierras rusas por 2-1, en el primer partido de la historia de España sobre suelo soviético iba a condenar a una selección que había comenzado bastante bien, con victorias sobre Irlanda del Norte y sobre Chipre.

El meta ruso Rudakov, en una acción del partido en España

Todavía España tenía una nueva oportunidad tras el pinchazo de la Unión Soviética en Irlanda del Norte. De ganar en el Sánchez Pizjuán, la Unión Soviética se quedaría con 9 puntos y España con 6 con dos partidos todavía por jugar, pero la portería defendida por Rudakov no se batió y se certificó la eliminación de España, que despidió el torneo goleando por 7-0 a Chipre y empatando ante la Irlanda del Norte de George Best en un partido que se jugó en Inglaterra.

Ahí terminó la participación de España en esta Eurocopa de 1972, antes incluso de que se conociera donde se jugaba la fase final. La UEFA esperó a que se jugara la ronda de cuartos de final para decantarse entre los países que habían presentado su candidatura, decidiéndose entonces por Bélgica, que se había metido en la fase final del torneo nada menos que eliminando en la ronda de cuartos de final a Italia, defensora del título y subcampeona del mundo.

Por lo demás, la Eurocopa de 1972 fue la Eurocopa de Gerd Muller. El gran delantero germano ya había marcado goles en cinco de los ocho partidos de la fase de clasificación, y en la fase final se destacó con cuatro goles. Marcó los dos con los que Alemania occidental eliminaba a Bélgica en las semifinales y marcó dos de los tres de su país en la gran final contra la Unión Soviética, a la que ya no se le volvería a ver durante un tiempo en la fase final del torneo.

Con la victoria final, Alemania Occidental conquistaba su primera Eurocopa en su primera presencia en una fase final y certificaba una nueva era en el fútbol europeo, en la que se impuso el clásico estilo germánico durante la década de los setenta. Un par de años más tarde, Alemania se proclamaría también campeona del mundo y a nivel de clubes el Bayern Munich, el Borussia Moenchengladbach y el Hamburgo dominaban las grandes competiciones europeas.

En España, sin embargo, los setenta serían una década oscura para el fútbol a pesar del buen nivel del campeonato nacional. Fuera también del Mundial de 1974, como veremos en el siguiente capítulo tampoco nos fue nada bien durante la clasificación a la Eurocopa de 1976, aunque en esta ocasión la imagen se mejoró mucho. De hecho, si la suerte no hubiera cruzado a ese equipo con la selección alemana, quizá la historia hubiera sido bien distinta.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *