13 junio 2016 Fútbol

Irlanda y Suecia empataron a un gol

Además del España – República Checa, esta tarde se jugaban los dos encuentros correspondientes a la primera jornada del Grupo E. El primero de esos encuentros medía a la República de Irlanda y Suecia y terminó con empate, con un gol para cada uno, un marcador engañoso pues el encuentro no fue nada igulado y hubo un equipo que mereció ganar claramente el partido: Irlanda.

La selección de Martin O’Neill sorprendió a todos con un fútbol muy vertical pero no tan a la británica. Durante toda la primera mitad trajeron de cabeza a los suecos gracias a las internadas de Brady y Hoolahan por el flanco izquierdo, aunque su gol llegó gracias a una jugada de Coleman, el lateral derecho. Fue ya en la segunda parte y Hoolahan sería el autor del tanto que ponía en ventaja a los irlandeses.

Suecia, que hasta entonces había sido una caricatura de sí misma, despertó y empezó a entrar en el encuentro, abusando del juego directo y jugando con la tensión y los nervios de su rival. Al final, encontraron el empate en una jugada afortunada, pues un centro de Ibrahimovic terminó en gol empujando por el defensa irlandés Clark sobre su propia meta, en una de las escasas apariciones de Zlatan en la tarde.

Giaccherini celebra el gol con el que se adelantó Italia

Para el turno de noche quedaba uno de los duelos más esperados de esta primera jornada y de toda la primera fase: Bélgica – Italia. O sea, el encuentro entre una selección que parte como la gran favorita para muchos y una selección italiana que viene sin grandes nombres pero sobrada de algo que se le echa de menos a los de Wilmots, el gen competitivo.

Italia se llevó este interesante partido por 2-0, sin grandes alardes y haciendo del orden y la pelea su santo y seña. El primer gol nació de un pase del defensa Bonucci desde su propio campo, Alderweireld se lo tragó y posibilitó que Giaccherini hiciera el 1-0. Corría el minuto 32 y de Bélgica sólo habíamos visto llegadas esporádicas, en un equipo que echaba de menos apariciones de Hazard y De Bruyne.

En la segunda mitad, Bélgica gozó de más ocasiones, más por empuje que por calidad, pero el muro que forman Buffon y su defensa de la Juve resistía a cada envite, peleando cada acción como si fuera la vida en ello. Y mientras los Diablos Rojos se estrellaban una y otra vez ante el muro, Italia aprovechaba una contra para que Pelle hiciera el 2-0, ya en el tiempo de descuento.

Vía | UEFA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *