7 mayo 2014 Baloncesto

Valencia-campeon

El Valencia Basket es el nuevo campeón de la Eurocup de Baloncesto tras vencer en Kazan al Unics por 73-85 sin tener que recurrir a la renta de trece puntos conseguida en tierras levantinas  sumando así su tercer entorchado de la competición, convirtiéndose en el conjunto más laureado de la competición.

Los de Perasovic dominaron el partido desde el inicio hasta el final imponiendo una férrea defensa desde el inicio con la que empujaba al Unics Kazan contra el reloj, precipitando el juego rival, y sentenciando con la actuación inconmensurable de un Justin Doellman que se corona como MVP tanto de la final como de la competición.

El Valencia tenía muy claro que mantener un ritmo lento y obligar al rival a buscar tiros precipitados era la clave para llevarse el partido en los siempre duros pabellones rusos. Así, el Unics empezó con un lamentable 1 de 6 que atestiguaba la ansiedad que sufría el cuadro de Trincheri. Manteniendo el marcador en números bajos el Valencia se sentía seguro a pesar de la poca actividad de Doellman y los errores de Dubljevic, pero la intensidad en el rebote y las perdidas del rival sirvieron rápidamente para que el Valencia se pusiera a +10. Por su parte, el Unics Kazan sumaba solo cuatro puntos al final de un periodo al que Doellman se engancharía tarde pero con eficacia colocando un 4-17 que tranquilizaba del todo a los de Perasovic. 

No se cortaría la racha al entrar en el segundo periodo con los triples de Aguilar y Rafa Martínez para añadir 12 puntos al casillero taronja, cambiando el ritmo del partido al oler la sangre de un rival muy debilitado que solo sumaba, y muy de vez en cuando, desde la línea de tiros libres.

Sin embargo ante el bochorno de verse 20 abajo en su propia casa, Goudelock y Harangody tiraron de prestigio para confeccionar un parcial de 9-0 que les dejaba a tan solo 11 puntos poco antes de un descanso al que se llegó con 25-39.

El paso por vestuarios mostró que la única carta de los rusos era salir con el corazón a por el partido, ajustando presión en toda la cancha desde el comienzo del tercer periodo y mostrándose agresivos bajo los aros.  Mientras tanto, casi sin inmutarse Doellman y Sato seguían a lo suyo percutiendo una y otra vez el aro rival manteniendo las distancias tal y como estaban a pesar de los intentos de Goudelock.

El Valencia entraba en el último cuarto con el fondo de armario en pista y con una ventaja oscilante sobre los 20 puntos en todo momento y aunque el Unics nunca dejó de intentarlo arropado por su grada, en ningún momento hubo peligro de remontada local.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 mayo 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *