29 diciembre 2014 Fútbol

Fernando Torres en su etapa en el Milán

Hace siete años que Fernando Torres dejó el Atlético de Madrid para jugar en el Liverpool. En su despedida, el jugador de Fuenlabrada dijo que no se trataba de un adiós sino de un hasta luego, que aquella era su casa y que el las barras rojiblancas de la camiseta y el azul del calzón iban a ser siempre sus colores.

El momento del reencuentro ha llegado, quien sabe si demasiado pronto o demasiado tarde, y Fernando Torres vuelve a ser jugador del Atlético de Madrid. El delantero español llega como cedido por parte del Milan, su equipo durante los últimos meses, y formará parte de la plantilla del Atlético de Madrid hasta final de temporada.

La operación para el regreso de Torres implica a tres equipos y a dos jugadores. El Milan, que tenía a Torres como cedido, compró su ficha al Chelsea, un equipo que hace casi cuatro años pagó 58 millones de euros por el futbolista. Y ahora lo cede a cambio de la cesión de Cerci, haciéndose cada equipo responsables de las fichas de los futbolistas.

El regreso de Torres es una noticia ilusionante para los aficionados colchoneros, más allá de lo que se espere de él, que no es mucho. El rol del de Fuenlabrada será ser el suplente de Mandzukic para cuando el croata no esté o para cuando Simeone quiera darle descanso. Dar más profundidad a la plantilla para la parte más importante de la temporada.

Si bien es cierto que Torres ya no es El Niño que recordaban en el Calderón, a poco que aporte mejorará a Cerci. El italiano llegó a Madrid tarde y fuera de forma, y ha puesto más empeño en protestar a los medios que en ganarse un puesto en el equipo. Así que, a poco que funcione Torres, el cambio sería a mejor.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Torres: ¿rendirse?, jamás 14 febrero 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *