25 junio 2017 Fútbol

La afición del Getafe celebrando el regreso a Primera División de su equipo

Una temporada es lo que ha durado la travesía del Getafe en Segunda División tras el descenso de categoría. Los azulones han conseguido el ascenso a la primera, aunque para ello hayan necesitado de jugar los playoffs de ascenso e incluso un cambio de entrenador allá por finales de septiembre, cuando fue despedido Juan Eduardo Esnáider.

Entonces se recurrió de forma muy acertada a José Bordalás, un hombre que había jugado y perdido playoffs con el Elche y el Alcorcón, pero que el curso anterior había guiado al Deportivo Alavés hasta la Primera División. Pocos entrenadores pueden presumir de tener dos ascensos seguidos a la máxima categoría.

Aunque en la plantilla azulona hay alguien que supera a Bordalás: Dani Pacheco. El jugador malagueño celebró el ascenso a Primera con el Betis en la temporada 2014-2015, lo hizo en la campaña anterior con el Deportivo Alavés y lo ha hecho ahora con el Getafe. Además, siendo muy protagonista en el partido clave porque hizo dos de los goles de su equipo.

Ascenso con remontada en casa

El conjunto azulón había llegado a la final del playoffs tras eliminar al Huesca, y se iba a medir a un Tenerife que había hecho lo propio con el Cádiz. La ida se juega en la isla tinerfeña y el resultado fue de 1-0 para el equipo local, con un gol que llegó en un saque de esquina rematado por el defensa Jorge Sanz. Esto obligaba al Getafe a remontar en casa.

Remontada que se gestó en apenas quince minutos, con los goles de Faurlín y Dani Pacheco. La alegría azulona duró poco porque Choco Lozano marcaba un gol que de nuevo ponía al Tenerife virtualmente en Primera Divsión, aunque antes de que llegara el descanso, y siguiendo la tónica loca del partido, Dani Pacheco marcaba el segundo de su cuenta y el tercero para el Getafe, un gol que a la postre iba a valer un ascenso.

El conjunto azulón se dedicó en la segunda parte a aguantar el resultado favorable, metido atrás, echando balones fuera y arañando segundos al reloj de todos los modos posibles. La estrategia funcionó y al término del tiempo reglamentario y el descuento el Coliseo Alfonso Pérez, que tiempo hacía que no lucía las galas como lo hizo hoy, estalló de júbilo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *