23 mayo 2010 Ciclismo

Ivan Basso coronaba en solitario el Monte Zoncolan y ganaba la etapa reina del Giro 2010

Alrededor de 150 mil personas, estima la organización del Giro de Italia, han presenciado la exhibición del italiano Ivan Basso (Liquigas) en las terribles rampas del Monte Zoncolan. Tramos estrechos, rodeados de público, y los ciclistas dándolo todo, el final de etapa de hoy ha rememorado aquellas grandes tardes de ciclismo poniendo la piel de gallina a los aficionados, hasta el buen tiempo ha acompañado hoy. Ivan El Terrible ha tomado el relevo de Gilberto Simoni (Lampre), ganador en las dos únicas ocasiones que ha pasado el Giro por aquí.

Ha valido la pena esperar casi 200 kilómetros hasta llegar a un auténtico muro como es el Monte Zoncolan. Durante toda la etapa, ha habido seis escapados al frente de la carrera y se han subido 3 buenos puertos que sólo han servido para cargar las piernas de los ciclistas. Todos se estaban reservando para el Monte Zoncolan, más que para atacar, para sobrevivir, pues el final de etapa de hoy tiene todos los ingredientes para convertirse en un futuro en historia del ciclismo.


Liquigas había controlado la carrera con el polaco Sylvester Szmyd haciendo criba durante todo el recorrido, pero al llegar al último puerto de la jornada, la misma carretera hizo su propia selección. Ivan Basso, Cadel Evans y Michele Scarponi se destacaban por delante, Damiano Cunego, Alexandre Vinokourov y Vincenzo Nibali por detrás y un poco más atrás, la maglia rosa, David Arroyo. Xavier Tondo había desaparecido de antes mientras que Carlos Sastre también se perdía por la parte trasera.

Rampas de hasta el 22% provocaron una sangría terrible, dejando prácticamente a todos los corredores de cabeza en fila de uno. Del primer grupo de 3, que poco a poco fue cazando a los escapados, fue Scarponi el primero que cedió, mientras que Evans se retorcía para aguantar a Basso hasta a 4 kilómetros del final, cuando ya no pudo seguir el ritmo del italiano del Liquigas. Basso llegaba a meta, tras pasar por unos túneles de piedra, ganaba la etapa y aventaja en minuto y medio a Evans y Scarponi, que casi caza al final al australiano.

Escaladores más puros como Sastre o Cunego, sabedores de que cebarse en un puerto así en las primeras rampas, como hicieron Nibali o Pinotti, es terminar cediendo una minutada, realizaron una carrera inteligente de menos a más y terminaron cediendo menos tiempo de lo esperado. Por su parte, David Arroyo entró a poco más de 4 minutos de Basso y por tanto salvaba la maglia rosa una jornada más, antes de afrontar la decisiva última semana en la que con toda seguridad se verá superado por los favoritos.

Una semana que empieza el martes, puesto que mañana lunes, el pelotón tendrá un merecido día de descanso. El martes tendremos una cronoescalada, otra de las especialidades que nos quedaban por ver en este Giro. Se subirá contra el crono 13 kilómetros entre San Vigilio di Marebbe y Plan de Corones, y se afrontarán tramos entre el 20% y el 24% en los últimos kilómetros.

Vía | La Gazzetta

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 mayo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *