11 mayo 2010 Ciclismo

El viento de costado ha provocado los abanicos y el nerviosismo en el pelotón

La tercera etapa del Giro de Italia, la segunda sobre tierras holandesas, escondía un peligro: el viento. La ruta transcurría paralela sobre la costa durante la segunda mitad del kilometraje, y por lo tanto el viento de costado ha provocado los habituales abanicos y cortes en el pelotón que, unido a la reaparición de las caídas en los últimos 15 kilómetros a meta, han provocado grandes cortes y grandes sorpresas en una clasificación general que ahora comanda el kazajo Alexandre Vinokourov (Astana).

Todo comenzó a unos 70 kilómetros a meta. El primer gran corte dejó 3 grandes grupos, con Damiano Cunego (Lampre) como principal favorito fuera del primer pelotón. La carrera se convirtió en una lucha entre los maillots negros de Sky y los ciclistas de Lampre tirando cada cual de su grupo, con un buen trabajo de los italianos que permitió una reunificación, aunque lo cierto es que los cortes se seguían produciendo. Había que estar muy atento, estar bien colocado, y sobre todo, tener suerte.


Todos esos factores se reunieron en Vinokourov. El kazajo se encontraba bien adelante y se libró de la montonera que produjo la criba final. Una montonera a 10 kilómetros del final provocaba la fragmentación definitiva del pelotón, y cada grupo comenzó a hacer la guerra por su cuenta. En de cabeza, Columbia llevó la batuta pero su sprinter Andre Greipel no pudo lograr la victoria. Fue el belga Wouter Weylandt (Quick Step) el que levantó los brazos en la línea de meta.

A 46 segundos llegaba la maglia rosa, Cadel Evans (BMC), en un grupo en el que además se encontraban Carlos Sastre (Cervelo) y Damiano Cunego (Lampre), entre otros. A 4 minutos pasó por la línea de meta Bradley Wiggins (Sky) con un chorreo de corredores y tras el, el grueso del pelotón a más de 8 minutos, los más rezagados llegaron a 14 minutos del ganador. El hombre de Garmin para la general, Cristian Vandevelde, se convirtió en el primer abandono importante.

En este Giro, las dos primeras etapas en línea van a influir bastante más de lo esperado en el resultado final y van a pesar mucho en las piernas de los corredores. Por eso, el día de descanso para viajar a Italia le va a venir de perlas a un pelotón muy castigado que tendrá que preparar la próxima etapa, una contrarreloj por equipos de 32 kilómetros entre Savigliano y Cuneo.

Vía | La Gazzetta

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 mayo 2010
  2. Giro de Italia 2011: luto por la muerte de Wouter Weylandt, ciclista de Leopard Trek 9 mayo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *