15 abril 2009 Efemérides, Fútbol

liverpoolmemorial.jpg

Era sábado, 15 de abril de 1989 el día que Liverpool y Notthingam Forest se jugaban una plaza en la final de la FA CUP en el Estadio de Hillsborough, hogar del Sheffield Wednesday. Sólo cinco minutos de partido transcurrieron en un día en el que el mundo contempló una de las grandes tragedias del fútbol británico y europeo en general.

Una de las gradas del estadio estaba ya abarrotada por cerca de tres mil aficionados del Liverpool, más de lo permitido. La policía, para acelerar el proceso de entrada al estadio, decidió abrir una puerta que daba acceso a esa zona del estadio. Error fatal, ya que por esa famosa puerta C las personas se colaban por cientos, con entrada o no, y aplastaban a los que ya ocupaban su localidad. Algunos intentaban escapar de la avalancha humana que se estaba produciendo saltando a otras gradas, ayudados por otros aficionados, hasta que, con el partido en juego, ocurrió el fatal desenlace. Una de las vallas cedió por la presión y por el peso, y la avalancha se desbordó. El resultado fueron 96 hinchas del Liverpool fallecidos, y más de 700 heridos, de los cuales cerca de 300 necesitaron ser trasladados al hospital.


El suceso generó mucha controversia. Acusaciones a la policía de provocar el hecho, a los aficionados, e incluso a las tabernas donde se distribuía alcohol. Incluso desde Italia, sectores de la afición de la Juventus celebraban lo sucedido como venganza de Heysel. Pero lo cierto es que toda Europa se estremeció y guardo silencio en señal de respeto. Al día siguiente el cesped de Anfield era un campo de ramos de flores y recuerdos de las víctimas, entre las que se hallaban el primo de Steven Gerrard, actual capitán de los reds, o el padre y el tío de Paul Harrison, ex-guardemeta.

Lo cierto es que este triste suceso revolucionó el fútbol inglés y comenzó a transformarlo en como lo conocemos hoy día. El gobierno de Thatcher tomó cartas en el asunto y recogió una serie de medidas y reglas que recogieron en el llamado Informe Taylor. Medidas que servirían para mejorar la seguridad en los estadios y para intentar acabar con el fenómeno hooligan. Entre las medidas cabe destacar la eliminación de las vallas de los estadios de fútbol, las mejoras en los accesos con el aumento de los vomitorios, la vigilancia mediante cámaras de vídeo y cuerpos de seguridad especializados, prohibir la venta de entradas el día de partido con el fin de que no se acerque al estadio gente sin ella, que todas las localidades fueran de asiento y no de a pie, y por supuesto aumentar las penas contra los violentos.

Los frutos de estas normas se recogen hoy en día, 20 años depués. Es una lástima, pero gracias a la vida de 96 inocentes hoy los aficionados podemos acudir a los estadios con tranquilidad y seguridad. Eso en Europa, porque desgraciadamente en África es bien diferente.

Por cierto, el Liverpool de Peter Beardsley y John Aldridge entre otros, logró ganar esa FA CUP ante el Everton.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 abril 2009
  2. Steven Gerrard, leyenda del Liverpool, anuncia su retirada a los 36 años 24 noviembre 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *