Liga de Campeones 2010/11: el Real Madrid arranca un positivo 1-1 del campo del Olympique de Lyon

Escrito por: Fernando    22 febrero 2011     3 Comentarios     4 minutos

La leyenda que dice que el Real Madrid es capaz de ganar en Lyon continuará un año más. Cerca estuvo un jugador nacido precisamente en Lyon de romperla ya que el Benzema adelantó al conjunto blanco pero finalmente el marcador final reflejó un 1-1 bastante positivo para los intereses madridistas. En el balance global del […]

La leyenda que dice que el Real Madrid es capaz de ganar en Lyon continuará un año más. Cerca estuvo un jugador nacido precisamente en Lyon de romperla ya que el Benzema adelantó al conjunto blanco pero finalmente el marcador final reflejó un 1-1 bastante positivo para los intereses madridistas.

En el balance global del partido, el empate puede ser un resultado justo. El Lyon atenazó al Real Madrid durante la primera mitad aunque no pudo aprovechar sus opciones para marcar. El guión del partido cambió en la segunda parte y Benzemá adelantó al Real Madrid. Sin embargo, un golpe de suerte permitió a Gomis firmar el empate a falta de siete minutos para el final.

El Real Madrid llegaba al territorio maldito del Estadio de Gerland donde nunca había conseguido marcar. Como era previsible, Mourinho dio entrada a Adebayor, Xabi Alonso y Ozil que no habían jugado en Liga y presentó la variante táctica de Arbeloa por Marcelo con el objetivo de ser más consistente en defensa.

Los primeros 45 de partido se desarrollaron de forma mucho más favorable para el Lyon que para el Madrid. El conjunto blanco se mostró bastante impreciso, ahogado por la presión francesa, incapaz de hacerse con la posesión del balón y sin apenas crear ocasión alguna de relativo peligro.

Por su parte, el Lyon se plantó bien atrás, con dos líneas defensivas que el conjunto blanco no fue capaz de superar y que le hicieron vivir la primera mitad de forma muy cómoda. Los franceses tampoco se fueron al ataque de forma descarada pero el partido se asomaron al área de Casillas con cierto peligro.

Gomis tuvo una primera aproximación por la derecha que desaprovechó con un mal disparo y Xabi Alonso estuvo providencial para quitar de la cabeza de Gourcuff un balón que le llegaba franco para el remate. A partir de la media hora el partido se animó algo más. El Madrid, que era incapaz de hilvanar juego, apostó por los disparos lejanos. Di Maria primero y Cristiano Ronaldo después pusieron a prueba a Lloris que resolvió ambas intentonas.

Sin embargo, justo en ese momento también llegó la mejor ocasión francesa porque en una contra, el Lyon se plantó en el área de Casillas que no acertó a atajar un centro al área y dejó el balón muerto en el punto de penalti donde Gomis envió alto ante la oposición del meta blanco, que rozó ligeramente el balón.

El partido se iría al descanso sin goles pero su guión cambiaría por completo en la segunda mitad. En los primeros 5 minutos, el Real Madrid pudo adelantarse pero estrelló dos balones en los palos. El primero en toparse con el poste fue Cristiano Ronaldo tras el lanzamiento de una falta escorada y el segundo Sergio Ramos que remató al larguero.

El marcador no se movía y Mourinho decidió dar entrada a Benzema en lugar de Adebayor en un cambio que le saldría a la perfección porque el francés marcaba cuando apenas llevaba un minuto en el campo. El gol llegó tras una combinación en la frontal de Ozil y Cristiano que envió hacia Benzema que buscó posición de disparo dentro del área hasta que casi cayéndose lo mandó a la red por debajo de las piernas de Lloris. Benzema ni siquiera celebró el tanto en señal de respeto a la que fue su afición durante muchos años algo que si hizo Florentino Pérez en el palco, algo extraño de ver.

El cansancio que ya hacía mella en el Lyon con el paso de los minutos permitía al Real Madrid tener el partido más controlado. Sin embargo, la suerte sonrió a los franceses porque en una falta botada por Pjanic el balón dio en la barrera y Cris lo tocó con la suerte de que cayó franco a Gomis que solo en área pequeña hacía el empate. El tanto revivió del empate revivió al conjunto que se animó a buscar la victoria en los instates finales. De nuevo Pjanic tuvo la mejor ocasión en un balón que le cayó dentro del área que pudo taponar la defensa blanca.

Aunque a los blancos les quedó un sabor agridulce por el empate, el resultado es positivo, de hecho, el más positivo que ha sacado nunca el Madrid de Gerland y que le da ventaja para el partido de vuelta dentro de 15 días en el Bernabéu

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.