13 abril 2016 Fútbol

La NASL fue la primera liga de fútbol en los Estados Unidos

La North American Soccer League, conocida simplemente por sus siglas NASL, fue el primer intento de establecer una competición liguera de fútbol en los Estados Unidos. Pionera de la actual Major League Soccer (MLS), la NASL tuvo su auge en la década de los setenta y estuvo vigente hasta 1984, cuando se cerró por motivos económicos.

Para hacer popular el fútbol en los Estados Unidos, los equipos contrataron a las que eran las estrellas de la época, ya en sus postreros momentos. Así, a aquella primitiva liga norteamericana llegaron algunos de los mejores jugadores de todos los tiempos, y ahora vamos a conocer los nombres más populares, cómo llegaron y qué hicieron.

Pelé

Pelé con la camiseta del Cosmos

Tras toda una carrera vistiendo los colores del Santos, Edson Arantes do Nascimento, Pelé, estaba meditando entre la retirada definitiva o intentar jugar en Europa, algo que le habían achacado durante toda su carrera. Pero al final su destino fue New York, con una jugosa oferta de varios millones sobre la mesa para convertirse en la estrella de los Cosmos, equipo en el que se retiró Raúl González.

La llegada de la gran estrella del fútbol fue un importante empujo para la NASL. Su pasó duró tres años, 1975, 1976 y 1977, ayudando a que el Cosmos ganara el título de campeón en el último año. Tras más de cien partidos con la camiseta del equipo de New York y 64 goles, llegó su despedida en un partido homenaje que enfrentó al Cosmos y al Santos, con 75 mil espectadores viendo como jugaba una parte con sus dos equipos y hasta marcaba un gol más para su milenaria cuenta.

Cuando Pelé dejó el Cosmos, llegó otro brasileño de renombre, Carlos Alberto, defensa que fue compañero de Pelé en el Santos y también en la selección de Brasil. Y más tarde también llegó a New York otro brasileño de primer nivel mundial, el defensa Oscar, aunque su paso por el Cosmos y la NASL fue bastante testimonial.

Johan Cruyff

Cruyff dejó el Barça para jugar en la NASL

Johan Cruyff, fallecido recientemente, estiró su carrera hasta 20 años y todavía tenía clase para ganar títulos en sus últimos días como futbolista en el Ajax o en el Feyenoord. Y eso que cuando salió del Barcelona, en 1978 y con 32 años, parecía que ya iba a poner final a su carrera, disfrutando de los dólares americanos de la NASL.

El Holandés Volador jugó en los Estados Unidos entre 1979 y 1981, y lo hizo para dos equipos. Lo quisieron los Cosmos e incluso jugó algún amistoso con los de New York, pero al final la mejor oferta fue la de los Aztecas de Los Angeles. Tras una temporada, en la que fue elegido como MVP al anotar 14 goles, se fue a los Washington Diplomats, donde jugó más de treinta partidos en su primera temporada y apenas cinco en la siguiente, entre lesiones y problemas para cobrar.

En esa situación, Cruyff decidió venirse de nuevo a España y vestir otra vez de azulgrana, aunque esta vez en el Levante. Mientras, en la NASL se quedaba Johan Neeskens, compañero del ’14’ en el Ajax, el Barça y la selección de Holanda, que jugó en varios equipos en los Estados Unidos. También jugador en la liga norteamericana otros compañeros de Cruyff como Suurbier o Ruud Krol.

Franz Beckenbauer

Beckenbauer fue uno de los grandes jugadores del Cosmos

El mejor futbolista alemán de la historia también se convirtió en uno de los reclamos de la NASL y, más en concreto, del New York Cosmos. Beckenbauer, tras toda una carrera en el Bayern Munich, aceptó un importante contrato para jugar con el equipo neoyorquino y compartir camiseta con Pelé. No es de extrañar que ganaran el título en aquel año, 1977.

Ya sin Pelé pero todavía con Franz en sus filas, el Cosmos siguió siendo el mejor equipo de la competición y lo demostró ganando también en 1978 y en 1980 la Soccer Bowl, el nombre que recibía el partido final por el título. Tras regresar a Alemania y jugar durante dos temporadas con el Hamburgo, Beckenbauer regresó a los Estados Unidos para jugar, de nuevo en el Cosmos, los que fueron los 25 últimos partidos de su carrera como jugador, antes de sentarse en el banquillo como seleccionador de Alemania.

La NASL también contó con la presencia de otros de los grandes futbolistas alemanes de la época, Gerd Muller. El mítico delantero germano, con más de 500 goles en su carrera, llegó en 1979 a los Estados Unidos y allí estuvo tres temporadas jugando en los Fort Lauderdale Strikers, ayudando con sus goles a que jugaran (y perdieran) la final de 1980 frente a los Cosmos de su amigo Franz.

George Best

Elton John fichó a George Best para su equipo de Los Angeles

La carrera de George Best, conocido como el quinto Beatle, empezó a tocar fondo a partir de 1972, tras la de última de sus muchas gloriosas temporadas en el Manchester United. Tras dos años más, con muchos problemas y con el equipo perdiendo la categoría, Best inició un loco periplo que le llevó a jugar, hasta su retirada definitiva, en más de una decena de clubes.

Best probó fortuna en otros clubes de Inglaterra, de Escocia o de Australia incluso, y por supuesto en los Estados Unidos. Best jugó para Los Angeles Aztecas en dos etapas, llegando de la mano de su amigo Elton John que era el propietario del club californiano. Después jugó en los Fort Lauderdale Strikers, en las temporadas de 1978 y 1979, y entre 1980 y 1981 formó parte de los San Jose Earthquakes.

Best no fue el único británico que probó fortuna en la NASL. A la liga norteamericana llegaron también, y ya a finales de los setenta, jugadores que habían formado parte de la Inglaterra campeona del mundo en 1966, como Bobby Moore, capitán desde la defensa de ese equipo, el portero Gordon Banks o el delantero Hurst, el que ha pasado a la historia por su famoso gol fantasma.

Eusebio

El portugués Eusebio tuvo un breve paso por el fútbol de los Estados Unidos

Terminamos este top cinco de jugadores que pisaron la NASL, aquella primera liga de fútbol de los Estados Unidos, con otro jugador que debe estar en el Olimpo de los grandes aunque muchas veces caiga en el olvido: Eusebio. La Pantera Negra, ídolo del Benfica, recibió una oferta para irse a los Estados Unidos y estirar allí su periplo deportivo.

Así, Eusebio jugaría durante tres temporadas y en tres equipos diferentes. Primero estuvo en los Boston Minutemen, en 1975. Después estuvo en los Toronto Metros-Croatia, en la que sería su mejor temporada pues el equipo canadiense se haría con el título. Y finalmente, estuvo en los Quicksilvers de Las Vegas, aunque las lesiones le dejaron jugar muy poco. El de Mozambique también probaría fortuna en la ASL, una especie de Segunda División, y también en el fútbol indoor, juego en el que también se destacó Best.

Junto con Eusebio a Boston llegó un compañero suyo en el Benfica y en la selección de Portugal, Antonio Simoes. Después, tomaron caminos diferentes, pues Simoes siguió en Boston un año más y luego jugó para los Earthquakes, reencontrándose en el Americans en la ASL. Simoes también jugaría en indoor y haría sus pinitos como entrenador en los Estados Unidos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *