27 septiembre 2015 Ciclismo

Sagan es el nuevo campeón del mundo de ciclismo

El eslovaco Peter Sagan era uno de los favoritos al triunfo final en Richmond pese a que no llevaba su mejor año, acumulando más segundos puestos que victorias. Y el ciclista de 25 años no ha defraudado con una victoria que supone su primera medalla en un Mundial, estrenándose a lo grande, y que le permitirá vestir el precioso maillot arcoiris durante el año 2016 por las carreteras de todo el mundo.

Para ganar, Sagan ha tenido que ser cualquier ciclista menos el propio Peter Sagan. En lugar de apostar por la victoria como en otras tantas ocasiones poniendo todo de su parte, esta vez el eslovaco ha estado escondido, tan escondido que prácticamente ya nos habíamos olvidado de él justo hasta cuando apareció, a poco menos de tres kilómetros para el final, en la subida de la penúltima cota.

Hasta ese momento, la carrera había ido por los cauces esperados. Algunos países, como Holanda, intentaron mantener un ritmo alto desde el principio. Otras selecciones, entre ellas España, trataron de meter en los cortes a algunos de los suyos, para dejar la tostada a las selecciones de Alemania y de Australia, es decir, a los compañeros de Degenkolb y Matthews, que eran los señalados como favoritos.

Pero al final, el pelotón llegaba agrupado a las tres últimas subidas. En la primera, el checo Stybar no cortó pero llegó a estirar el pelotón y dejarlos en fila de a uno. En la segunda, llegó el zarpazo de Sagan, con una arrancada que no pudo seguir Van Avermaet pese a que el belga lo daba todo, mientras se preguntaba de dónde había salido Sagan si nadie lo había visto.

Tras esa cota venía un pequeño tramo de descenso donde Sagan iba a ganar los metros que le faltaban para ser campeón. Entrados ya en el último kilómetro, la ventaja del eslovaco era clara y, aunque esos últimos mil metros, picando ligeramente hacia arriba, se le hicieron eternos, al final disfrutó a lo grande de la victoria, que fue lo que vimos por televisión en lugar de ver el sprint por el podio. La última y la peor de las muchas pifias que nos ha regalado la realización a lo largo de esta semana.

El gran grupo llegaba por detrás, con Luis León Sánchez trabajando para que Valverde pudiera colgarse la séptima medalla. No pudo el murciano en un grupo con sprinters como Matthews o Kristoff, y al final fue quinto. El australiano se quedó la plata y el noruego se vio fuera del podio porque se coló el lituano Ramunas Navardauskas, que con este bronce estrena a Lituania en el medallero de los Mundiales.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *