31 octubre 2013 Baloncesto

Iverson en el mejor momento de su carrera, con los Sixers en 2001

Hay jugadores de la NBA que no ven nunca el momento de retirarse, bien sea porque estiran su carrera deportiva al máximo, bien sea porque, como el Guadiana, aparece y desaparecen según en el momento. En este segundo grupo podemos incluir a Allen Iverson, aunque con la poca fortuna para el protagonista de que su regreso a la NBA nunca llegó a producirse tras su aventura por Europa.

Agobiado por los problemas financieros, Iverson ha estado intentando volver a la liga desde que saliera del Besiktas, después de una corta aventura turca de apenas 3 meses. Sin embargo, el nulo éxito en esta empresa ha motivado que ayer el jugador de 38 años saliera a la palestra para hacer oficial que se retira, que pone punto y final a una carrera que realmente había acabado hace ya más de un año.

Con Iverson se retira un jugador que individualmente lo ha ganado prácticamente todo: rookie del año 1997, MVP de la temporada 2001, dos veces MVP del All Star al que acudió en 10 ocasiones, cuatro veces máximo anotador de la liga, 3 veces en el mejor quinteto … Sin embargo, será otra de esas muchas estrellas que deja la liga sin haber ganado un anillo de campeón, y sin tener muchas oportunidades para ello.

Lo más cerca que estuvo de hacerlo fue en las finales de 2001, pero sus Sixers cayeron ante los poderosos Lakers de Shaquille y Kobe. Goliat pudo entonces con David, pues aquellos Sixers de Larry Brown eran un equipo más que modesto, tan modesto que dependían exclusivamente siempre de Iverson. Aquella mágica temporada, Iverson se pasaba en cancha más de 40 minutos por partido, para ser el líder del equipo en puntos, asistencias, robos …

Ese fu su tope, ya nunca alcanzó ni siquiera con los Sixers lo que llegó a hacer en 2001 aunque llegó a mejorar sus números en alguna que otra temporada. Luego llegaron los Nuggets, ya en 2006 y cuando parecía que volvía a recuperar su nivel, promediando 30 puntos por partido, los de Denver se estrellaron en primera ronda de playoffs, y así dos años. Iverson salió rumbo a Detroit tras esos dos fiascos, donde chupó más banquillo del que le gustaba, jugó 3 partidos oficiales con Memphis en la temporada siguiente, y luego un regreso a Philadelphia tras un amago de retirada.

Allí, en su Philadelphia querida y vistiendo la camiseta de sus amados Sixers, Iverson jugó su último partido en la NBA, a principios de 2010, y de eso hace ya más de 3 años. Que mejor que olvidar los últimos tumbos de su carrera y quedarnos con los mejores momentos de The Answer y sus mejores jugadas. Ojito con la número 1, mirad a quien rompe la cintura:

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 octubre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *