13 diciembre 2015 Baloncesto

Los aficionados de los Bucks celebran que su equipo corte la racha de los Warriors

Cuando comenzó esta racha imparable de victorias de los Golden State Warriors tenía clara una cosa: se iba a romper el día menos pensado. Así, y aunque el calendario de partidos y el ritmo de los de Oakland nos hacía advertir que al menos hasta el día de Navidad (donde se iban a medir a los Cavaliers) no iban a perder, al final sucedió que cuando nadie lo esperaba se acabó.

Los fans de los Bucks se presentaron en el Bradley Center con camisetas que ponían “24-1” en alusión al balance que los Warriors iban a tener en la clasificación tras esa noche. Camisetas que no van a tener que tirar a la basura sino que ya van a formar parte de la historia de este deporte, pues gracias a la labor del equipo de Jason Kidd los Warriors ya tienen un uno en su casillero de derrotas.

Y eso que no está siendo el año de los de Milwaukee, precisamente. Se esperaba más de los Bucks pero el inicio de la temporada no ha sido el esperado: se han encontrado con un Este mucho más competitivo, con jugadores que no están al nivel que dieron el año pasado y con otros jugadores, casos de Jabari Parker o de O.J. Mayo, que tienen que ir entrado poco a poco en la dinámica del equipo tras dejar atrás lesiones.

Por esto, el que los Warriors cayeran en Milwaukee era lo menos pensado y sin embargo sucedió. En ello seguramente tuvo que ver el partido anterior de los Golden State ante los Celtics, que necesitó de dos prórrogas. Esta vez no hubo el milagro que hubo en otras ocasiones y el escaso acierto en el tiro de tres condenó a los Warriors a una derrota que, dicho sea de paso, por sonada que sea no es ninguna tragedia.

El único problema de esta derrota es que los Warriors ya no podrán asaltar el récord de 33 triunfos seguidos de los Lakers. Por lo demás, puede que hasta sea una buena derrota y que sirva para liberar la presión de luchar en cada partido por que este día no llegara. Quien sabe, incluso puede que caer en Milwuakee ayude a que el récord de los Bulls, el famoso 72-10, sea más factible todavía.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *