8 junio 2015 Baloncesto

James, con un triple doble, guió a los Cavs a la victoria en el segundo de la serie

El segundo partido de las Finales de la NBA de este año 2015 ha sido casi calcado al primero salvo por un detalle, que esta vez los Cavaliers ganaron. Hubo mucha igualdad y volvió a haber un prórroga, sólo que esta vez el equipo de Cleveland estuvo más acertado, logró igualar la serie y puso el factor cancha a su favor, con un excelso LeBron James que firmó un triple doble.

El primer cuarto fue de tanteo. Los Warriors se disparaban en el marcador con las canastas de Klay Thompson, hasta que se tuvo que ir al banquillo con dos faltas personales, y los Cavs igualaban a 20 sobre la bocina tras un sprint final y un parcial de 0-8 a su favor. Y de Curry no se tenían noticias, algo que iba a ser una constante durante todo el partido.

Solo cuando Delladova precisaba de minutos de descanso, Curry encontraba el camino para anotar o para asistir a sus compañeros. Mientras, era Klay Thompson el que se seguía echando el equipo a la espalda, logrando que los Warriors sólo se fueran perdiendo de dos al descanso (45-47) tras un segundo cuarto en el que los Cavs brillaron en varios aspectos, en los que fueron algo más que James.

El partido en general no estaba siendo bonito y esa situación se agravó a lo largo de un tercer cuarto lleno de imprecisiones y que finalizó en 59-62. Así se entraba en un último cuarto en el que LeBron James tomó el mando definitivamente, logrando que los Cavaliers se escaparan hasta los 11 puntos, la máxima renta del encuentro, con tan sólo cinco minutos por jugar.

Dicha renta iba a ser insuficiente y los Warriors iban a forzar la prórroga una vez más. Curry, con una canasta a ocho segundos para el final, igualaba el encuentro a 87 y el marcador ya no se iba a mover porque James fallaba la última posesión del partido. Hasta aquí, casi que la historia se repetía con respecto al primer partido, así que los Warriors tenían motivos para ser optimistas.

Nada más lejos de la realidad, las pérdidas castigaron a los de Oakland y los Cavaliers sentenciaron el encuentro a su favor para terminar ganando por 95-93. Los daban por muertos a los de Cleveland después de perder dos patas del Big Three, Irving y Love, pero ya han demostrado que no se van a dejar enterrar fácilmente. Ahora, la serie viaja hasta el estado de Ohio para los dos próximos partidos.

Vía | NBA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *