15 junio 2015 Baloncesto

Curry llegó hasta los 37 puntos en el quinto partido de la serie

El quinto partido de las finales de la NBA de 2015 se lo ha apuntado Golden State Warriors, que de este modo se queda a sólo una victoria de conseguir el anillo. A pesar de la apuesta de David Blatt de que sus Cavaliers jugaran también con bajitos, para contrarrestar el sistema que Kerr usó en el cuarto partido y repitió en éste, los de Oakland se llevaron la victoria por 104-91.

También a pesar de LeBron James. La estrella de los Cleveland Cavaliers jugó prácticamente el partido completo, sin descansar un sólo minuto, y consiguió un nuevo triple doble con 40 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias, pero sin el acierto de los tiradores exteriores, especialmente el caso de J.R. Smith (4 de 14 en triples), su esfuerzo iba a resultar baldío.

El partido estuvo bastante igualado hasta el último cuarto, con rachas en las que se escapaban los Warriors, como al inicio del primer periodo, o en las que se escapaban los Cavaliers, como durante el segundo cuarto. Sin embargo, cada vez que un equipo lograba adquirir una ventaja de 6 o 7 puntos a su favor, la estrella del equipo contrario se arremangaba, se ponía manos a la obra y el tanteo volvía a igualarse.

Así, el primer cuarto finalizaba con empate a 22 y al descanso los Warriors ganaban sólo de uno, 51-50. Al final del tercer periodo fue ya cuando comenzaron a escaparse los Warriors, 73-67, aunque James apareció y jugándose todas las acciones de ataque de su equipo redujo algo las distancias al inicio del último periodo. Pero entonces, Stephen Curry despertó definitivamente.

El MVP de la temporada no estaba haciendo unas grandes finales, pero el último cuarto lo compensa. Curry llegaba a este tramo final con 20 puntos en su casillero e iba a terminar con 37, especialmente gracias a tres triples prácticamente seguidos que terminaron por hundir definitivamente a los Cavaliers. Y es que mientras que James ya lo había dado todo, Curry estaba por comenzar su show.

Así, tras este espectacular quinto partido, los Warriors se quedan a un triunfo de conseguir el cuarto anillo de su historia, el primero en cuarenta años. La primera oportunidad la tendrán en Cleveland en la madrugada del martes al miércoles, en un encuentro en el que James intentará forzar el séptimo o, al menos, ganar un merecido MVP de las finales pese a no ganarlas.

Vía | NBA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *