27 febrero 2014 Baloncesto

Glen Davis en su etapa en Orlando Magic

De todos los jugadores de la NBA, el que más pesa es Glen Davis, y eso que no es uno de los más altos precisamente. De ahí, el doble sentido del título de la noticia, porque a los Clippers llega un jugador de peso, tanto literalmente como en sentido figurado, pues es un refuerzo que puede ser muy importante para el equipo de Los Angeles de cara al tramo final y decisivo de la temporada.

Davis llegó a la NBA en 2007 y estuvo cuatro años en los Celtics antes de ser traspasado a los Orlando Magic. Doc Rivers, el técnico de los Celtics por entonces, fue capaz de sacar lo mejor de este ala pivot de Louisana en pocos minutos, y la presencia de Rivers ahora en los Clippers es lo que ha hecho decantarse a Davis por fichar por el equipo de Los Angeles, y volver a optar a un anillo que ya ganó en 2008 con la camiseta de Boston.

Davis fue cortado recientemente por los Magic, pese a ser un jugador titular, con la finalidad de ahorrar en salarios, y se había convertido en uno de los jugadores más interesantes de cuantos hay libres. Había varios equipos en la pomada, pero finalmente han sido Los Clippers los que han contratado a este jugador con 7 años de experiencia en la liga, y que ya sabe lo que es jugar partidos a vida o muerte en playoffs.

Davis cobrará el mínimo para un jugador de su edad, pero descontando lo que corresponde por lo que ha pasado ya de temporada, se le quedará un salario de unos 350 mil dólares. Centrado, Big Baby es un refuerzo bueno, bonito y barato, que diría la publicidad, para dar refresco en las posiciones interiores a DeAndre Jordan y a Blake Griffin, y parece que solo Rivers es el que sabe ponerlo en su sitio.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *