2 julio 2016 Baloncesto

Mike Conley consigue un contrato de 153 millones de dólares

El primer día tras la apertura del mercado de agentes libres ha sido muy movidito. Aún no hay ningún acuerdo oficial, ya que hasta el 7 de julio no se pueden firmar, pero como es muy raro que los jugadores se echen atrás, vamos a dar a conocer los acuerdos que se han cerrado durante esta primera jornada, porque ha dado mucho que hablar.

Y es que entre otros hay acuerdos históricos como el de Mike Conley, al que los Grizzlies le han ofrecido nada menos que 153 millones de dólares por las próximas cinco temporadas. Para retener al base, los de Memphis han tenido que poner sobre la mesa el que es el contrato más grande de la historia de la NBA, por encima del de Damian Lillard, hasta que probablemente LeBron lo supere.

Los Grizzlies también se han hecho con uno de los mejores jugadores de la agencia libre, siempre y cuando le respeten las lesiones: Chandler Parsons. En su búsqueda por un alero tirador, los de Memphis han convencido al ya ex jugador de los Dallas Mavericks con un nada desdeñable contrato de 94 millones de dólares para los próximos cuatro años.

DeRozan guió a los Raptors a las semifinales de conferencia

Las renovaciones son lo que más dinero se han llevado. Ahí tenemos los casos de DeMar DeRozan, que al final se va a quedar en Toronto Raptors con un contrato de 139 millones de dólares por cinco años, aunque podía haber aspirado a más. Después le sigue, hasta el momento, Andre Drummond, al que los Pistons le van a dar 130 millones de dólares por cinco temporadas, luego con 128 millones por cinco años está el contrato que los Wizards le ofrecerán a Bradley Beal, y gracias a 120 millones de dólares a repartir en cinco años Nicolas Batum se quedará en los Charlotte Hornets.

Por debajo de los cien millones de dólares, concretamente con 98 kilos, se queda Hassan Whiteside. El pívot, que era uno de los jugadores más deseados de la lista de agentes libre, seguirá en los Miami Heat con un contrato que multiplica por 100 lo que cobraba hasta ahora, así que no se puede quejar mucho.

Atados los mejores pívots, pero no los únicos, hay algunos que han cambiado de aires. Así, Joakim Noah sale de Chicago, como era de esperar, y va a jugar en los New York Knicks, ganando 72 millones en cuatro temporadas. Y, también como era de esperar, Dwight Howard sale de los Houston Rockets para jugar por fin el equipo de su casa, los Atlanta Hawks, por 70 millones en tres años. Todo esto apunta a que Al Horford no seguirá en los Hawks. Los Pacers consiguien a Al Jefferson para mejorar su juego interior, y además por un precio bajo para lo que se está moviendo, 30 millones para tres temporadas.

Mozgov jugará en los Lakers

Los Lakers, también en búsqueda de un center, fueron los primeros en dar la sorpresa en este mercado, consiguiendo a Timofey Mozgov, que ya no rascaba bola en los Cleveland Cavaliers, por un contrato de 64 millones por los próximos cuatro años. Esto es, que el ruso va a cobrar más que uno de los jugadores prometedores de la franquicia, Jordan Clarkson, que seguirá en Los Angeles a cambio de 50 millones por tres añitos más.

En Orlando Magic, sin Oladipo, traspasado la noche del draft a los Thunder, estaba claro que iban a renovar a Evan Fournier. Lo han hecho por 85 millones de dólares por cinco temporadas. Además, el equipo que dirigirá Frank Vogel ha firmado un base, D.J. Augustine, por 29 millones de dólares a repartir en cuatro temporadas.

Hablando de bases, Jeremy Lin llega de nuevo a New York aunque ahora para jugar en los Nets, donde firma 36 millones de dólares para tres temporadas. De Philadelphia toma rumbo a Detroit Ish Smith, que firma tres temporadas por un total de 18 millones de dólares, y a Philadelphia llega Jerryd Bayless, tres temporadas por un total de 27 millones de dólares, en un movimiento que da que pensar en que los Sixers dejarán atrás su época de tanking.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *