17 abril 2011 Baloncesto

Mate de Al Horford por encima de Brandon Bass

Se podría decir que los Atlanta Hawks han conseguido la primera sorpresa de la primera jornada de estos playoffs, después de ganar a los Orlando Magic, claro que los de Orlando todavía no han ganado a los Hawks en lo que va de temporada. Decíamos que una de las claves era parar a Dwight Howard, y no lo consiguieron, pues el pivot sumó la friolera de 46 puntos y 19 rebotes, pero los Hawks fueron un equipo, cosa de la que no pudo presumir Orlando en la madrugada de ayer.

Los Magic sólo resistieron durante el inicio a unos Hawks comandados por la buena actuación de Joe Johnson (25 puntos) y Jamal Crawford (23 puntos), aniquilando desde el juego exterior a su rival. A eso hay que sumar que otros tres jugadores del quinteto titular pasaron de la decena de puntos. En cambio, Howard no encontró ningún socio en su equipo, salvo unos minutos de inspiración de Jameer Nelson (27 puntos) que dieron un poco de esperanza al equipo de Florida.


Decíamos de los Pacers que no tenían posibilidades ante los Bulls, pero en el primer partido casi rozan la sorpresa. Los de Indiana llegaron a ganar de hasta 12 puntos, pero en el último cuarto, como viene siendo costumbre durante la temporada regular, los Pacers se vinieron abajo y desperdiciaron una renta de 10 puntos. Con el liderazgo de Derrick Rose (39 puntos), los Bulls consiguieron un parcial de 16-1 en los últimos 6 minutos de partido para terminar ganando de 5.

Con 25 puntos y 12 rebotes, Chris Bosh se erigió en la figura de los Miami Heat, que terminaron ganado a Philadelphia por 97-89. Los Sixers comenzaron mucho mejor que su rival, gracias al acierto del base Jrue Holiday (19 puntos), pero la maquinaria de los Heat funcionó a toda mecha y lograron imponerse en el juego. Cuando el partido parecía sentenciando, el despertar de Thaddeus Young (20 puntos) dio algo de emoción a los minutos finales, cuando los Sixers remontaron 15 puntos de desventaja, pero Wade sentenció cuando tenía que hacerlo.

Los Blazers de Rudy Fernández no pudieron con los seis triples de Jason Kidd (24 puntos) y con el último cuarto de Dirk Nowitzky, en el que consiguió 18 de los 28 puntos que anotó. LaMarcus Aldridge (27 puntos) se puso el traje de faena y sostuvo a los Blazers sin la ayuda de su principal socio, un Gerald Wallace muy desacertado ayer, y sin la ayuda de una corta rotación de banquillo que apenas aportó. Y aún así, si no es el por el showtime del alemán en el tramo final, podríamos estar hablando hoy en otros términos sobre este partido.

Vía | NBA

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 abril 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *