28 mayo 2015 Baloncesto

Curry y Green son dos pilares de los Golden State Warriors

La Final de la Conferencia Este terminó ayer con triunfo para los Cleveland Cavaliers sobre los Atlanta Hawks y esta madrugada ha terminado la Final de la Conferencia Oeste con triunfo para los Golden State Warriors sobre los Houston Rockets. Si los de Cleveland lo hicieron por la vía rápida, 4-0, a los de Oakland les ha costado un partido más y esta serie ha llegado hasta el equinto.

Y es una pena que se acabe esta final tan pronto porque nos quedamos sin el que ha sido el gran duelo de la temporada: Stephen Curry contra James Harden. Los dos mejores jugadores del curso se han retado en esta serie y, a nivel individual, casi que no hay vencedor ni vencido en este caso. Tan sólo hay que echar un vistazo a los promedios de cada uno, tan sólo ha habido que dejarse llevar en cada partido y disfrutar.

Los Warriors no fallaron en casa y ganaron los dos primeros partidos de la serie. El primero por 110-106, con Curry yéndose hasta los 34 puntos, y el segundo por un ajustado 99-98, a pesar de los 38 puntos de James Harden que, sin embargo, perdió la bola de la última posesión y desperdició así la posibilidad de una victoria. Curry, en este partido, volvió a pasar de la treintena de puntos.

Esta derrota, tal y como llegó, supuso un varapalo para los Rockets que perderían el tercero por un claro 115-80, poniéndose así en bandeja de plata el billete a la gran final para los Warriors. De todos modos tendrían que esperar porque Harden no estaba dispuesto a tomar vacaciones tan rápido. Con 45 puntos, lideró a su equipo a su primera victoria y forzó que la serie volviera a California.

Y ahí se acabó la historia, con un nueva victoria de Golden State Warriors para finiquitar la serie. El marcador fue claro, 104-90, tras uno de los peores encuentros del año de Harden. Los Warriors del MVP Stephen Curry, que acabó con 26 puntos la noche, volvían así a la gran final de la NBA cuarenta años después de que jugaran, y por cierto ganaran, la última en la que estuvieron.

Así pues, estamos ante una final de la NBA inédita en su historia, los Golden State Warriors, que tienen un anillo tras haber jugado una final, y los Cleveland Cavaliers, que jugaron sólo una final y la perdieron. Ante la imposibilidad de adelantar la final, por muchas cuestiones, toca esperar una semana sin baloncesto NBA. Hasta el próximo 4 de junio no comienza.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. NBA: la crisis en los Houston Rockets se lleva por delante a McHale 19 noviembre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *