21 abril 2016 Baloncesto

Thibodeau será entrenador y presidente de los Wolves

En 1989 aterrizaba un nuevo equipo en la NBA, los Timberwolves, y la ciudad de Minneapolis volvía a disfrutar de la NBA después de que en 1960 los Lakers pusieran rumbo a la soleada California. Aquel año también, y precisamente en los Wolves, se estrenaba un asistente que, desde entonces, no se ha movido de la NBA: Tom Thibodeau.

Thibodeau se estrenó en la NBA como asistente de los Wolves en el primer año de la franquicia

Han pasado muchos años y Thibodeau volverá a formar parte del equipo que le abrió las puerta de la NBA, aunque ahora no como un asistente novato recién llegado de Harvard sino como entrenador jefe y presidente de la franquicia. Atrás queda una carrera como ayudante en varios equipos de la NBA y una carrera como entrenador principal en los Bulls, donde llegó a ser mejor entrenador de la NBA.

Para los Wolves, la temporada 2015-2016 ha sido un año de transición y no de mejora, marcado por el fallecimiento de Flip Saunders a poco de que empezar la competición. El equipo cayó en manos de Sam Mitchell, que si bien llevaba un tiempo ejerciendo a de entrenador con plenos poderes, verdaderamente no tenía un plan para el equipo. Eso se dejó notar a lo largo de la liga regular, donde los Wolves estuvieron por debajo de lo esperado.

Para Thibs, la temporada pasada también fue un año de transición. Tras ser despedido de los Chicago Bulls, Thibs rechazó todas las ofertas que tenía sobre la mesa para pasarse un año sabático, que no ha tenido nada de descanso. El de Connecticut ha estado por un lado aprendiendo más sobre el deporte que ama y por otro sopesando para tomar una decisión de cara a su futuro.

Así que decantarse por la oferta de los Wolves no es nada casual, sino meditado. Aparte de que le ofrecen un contrato espectacular, 10 millones de dólares por cada una de las próximas cinco temporadas, Thibs sabe que tiene entre manos la oportunidad de hacer algo grande con un equipo con tres potenciales estrellas de la NBA, LaVine, Wiggins y Towns, con un talento ofensivo brutal, a falta de un general como él que les imponga la disciplina necesaria en el otro lado de la pista. Thibs conoce a Layden cuando coincidieron en los Knicks, aunque los resultados de aquella época no son para recordar

Además de Thibodeau, los Wolves anunciaron la contratación de un nuevo general manager: Scott Layden. Layden es un hombre bastante experimentado que ya trabajó en los Jazz, a las órdenes de su padre, en los Knicks, donde coincidió con Thibodeau y empezaron a forjar una amistad que les lleva ahora a trabajar juntos, y últimamente en los Spurs, de mano derecha de Buford.

Se presenta ilusionante el panorama en los Wolves, en principio sin más exigencia que la de seguir mejorando. Pero pueden ser protagonistas este verano y dar que hablar, pues tienen un equipo prometedor, una casi segura alta elección en el draft, alrededor de 20 millones de espacio salarial y, además, al entrenador más codiciado.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *