29 marzo 2017 Fútbol

AR-151209900

La reunión de técnicos y propietarios de las franquicias NFL no solo confirmó el traslado de los Oakland Raiders a Las Vegas sino que permitió la aprobación de distintas modificaciones e implantaciones de nuevas normas en el reglamento.

Sin duda, las nuevas reglas que más impactarán en el juego son la prohibición del leap block en los field goals y extra points y la expulsión directa de jugadores que hagan targeting al contrario golpeándole en la cabeza, así como la confirmación de expulsión definitiva tras dos faltas personales de un mismo jugador.

La primera, impulsada desde Philadelphia, impedirá a los jugadores saltar por encima de la línea rival para bloquear la patada, acción característica de Kam Chancellor y que hemos visto este año a jugadores como Shea Mclellin. La razón para la eliminación de la jugada se basa en la peligrosidad de ésta ya que, al elevarse con un salto por encima del rival, puede producirse que la línea toque al jugador que realiza la acción y éste pierda el equilibrio en el aire, pudiendo originar lesiones de gravedad, especialmente en cabeza y cuello.

Tras el escándalo surgido por los informes que prueban que la Liga había ocultado las graves secuelas que los golpes y conmociones dejaban en los jugadores retirados, los directivos parecen decididos a evitar en lo posible los impactos y aumentar los castigos en las jugadas en los que se produzcan de manera intencionada, razón por la cuál a partir de ahora se expulsará de manera directa si los árbitros determinan que hay intención manifiesta de golpear en la cabeza. No es la única norma modificada en cuanto a las expulsiones, ya que la eliminación tras dos faltas personales, regla a prueba durante la pasada temporada, pasará a ser definitiva desde el comienzo del próximo curso.

Entre el resto de aplicaciones destaca la centralización de la revisión de jugadas, siguiendo el modelo de NHL, lo que permitirá que un comité de árbitros encabezado por el vicepresidente de los colegiados de la Liga diriman las situaciones que necesiten de un rearbitraje, ahorrando tiempo al evitar que los cebras del encuentro tengan que revisarlo en el mismo estadio. Además, se mantendrá el inicio de los drives desde la yarda 25 tras touchback y se prohíbe usar maniobras ilegales para conservar tiempo dentro de los dos últimos minutos de cada parte (como por ejemplo forzar holdings) además de que se castigará con unsportsmanlike conduct el uso de faltas para manipular el reloj.

Aunque ha pasado por debajo del radar, también debe hacerse hincapié en la aplicación de la prohibición a los bloqueos de jugadores que se muevan en el backfield y se penalizarán los golpes que reciban jugadores que recorren una ruta sin defensa asignada, lo que hace que la importancia de los LBs en cobertura decaiga significativamente.
Por otro lado, la Liga ha desestimado las proposiciones de que el equipo contrario empiece en su yarda 20 si el kicker consigue pasar el balón entre los palos en un kickoff, propuesta por los Redskins, aunque parece claro que en algún momento se buscará una solución para evitar que los equipos obliguen a retonar al rival, y tampoco se reducirá la prórroga a 10 minutos en lugar de los 15 actuales.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *