29 enero 2016 Tenis

Murray a la final de Australia

Andy Murray (2) volverá a verse las caras con Novak Djokovic (1) verdugo de Federer – en la definición del título del Abierto de Australia tal como ocurriera el año pasado y también en 2011 y 2013. El escocés derrotó en cinco sets al canadiense Milos Raonic (13) que fue de más a menos en el partido.

Raonic llegó a estar dos veces arriba en sets (1-0 y 2-1) pero su juego se fue diluyendo en la cantidad de errores no forzados que conspiraron contra él en los últimos dos parciales. El pupilo de Carlos Moyá de todas formas evidenció que está madurando en su tenis y posee nuevas alternativas a corto plazo.

Era la ocasión para desequilibrar en el historial. Se encontraban hasta el día de hoy 3-3 con los últimos dos topes resultando en victorias para Murray, una de ellas el año pasado en el polvo de ladrillo de Madrid – donde posteriormente el escocés se proclamaría campeón –

El primer set fue parejo pero con cierta mayor agresividad en los golpes de parte del gigante Raonic. El canadiense ha dado un interesante cambio en su antigua estrategia donde su tenis se basaba casi exclusivamente en el servicio pero con muy poca movilidad y falta de consistencia cuando los intercambios eran largos. Hoy el pupilo del ex número uno del mundo Carlos Moyá va mejor a la red y propone más desde la línea de base sin dejar de lado por supuesto su principal arma: la bazooka del saque.

Con estas nuevas herramientas el nacido en Montenegro salió ileso de cuatro ‘breakpoints‘ de parte de Murray. Una rotura a favor le entregó el apertura 6-4. En el segundo parcial iban saque a saque hasta llegar al duodécimo ‘game’ sirviendo Raonic para ir a un desempate. Fue allí que Murray recurrió a su consabida inteligencia y finalmente en su sexto intento consigue romper por primera vez a Raonic y con ello tomar la manga 7-5. Partido igualado en sets 1-1 en hora y media.

El tercer episodio no tuvo ‘breakpoints’. Ambos tenistas cuidaron sus respectivos servicios y se irían así al primer desempate del duelo. Raonic atacó mejor y por ello cobró rentas pasando otra vez al control del marcador 7-6(4). A un solo set de lograr la hazaña de ser el primer canadiense en la rama masculina en alcanzar la final de un Major (en damas lo hizo Eugenie Bouchard). Pero Murray tenía otros planes y estaba dispuesto a impedírselo. Aprovechó la primera pelota de ‘break’ que apareció desde el segundo set y con ello se puso al frente 3-1. Raonic tuvo hasta tres posibilidades de ‘quiebre’ pero no las pudo capitalizar y en el décimo se le fue el set 6-4. En duelos tan estrechos quedaba claro que el vencedor sería quien aprovechara el mínimo descuido del rival.

Quinto set. En balcón Novak Djokovic observando plácidamente como se desgastaban sus potenciales rivales para la final del domingo. Raonic iba aumentando geométricamente en errores no forzados (sumaba más de 60 aunque también contaba con igual número de ‘winners’). Murray con una disposición más cautelosa, mejor pensada, limitaba los errores y buscaba que sea su rival quien cayera en la telaraña. El arranque del decisivo no pudo ser peor para el canadiense. Todo lo hizo él, un winner pero cuatro errores en el juego inicial y Murray sin hacer mucho ‘rompe’ y con la confirmación pasa al frente 2-0. Raonic sintió el golpe psicológico, perdió la brújula y volvió a ceder el servicio en el tercer juego. ‘Muzza’ aprovechó todos los regalos de su rival y en menos tiempo de lo que se esperaba ya estaba distanciado 4-0 con dos ‘breaks’ de renta. El canadiense sumó dos juegos para decorar el resultado pero ya el boleto a la final tenía dueño. Murray cerró por 6-2 con solo 2 errores en el set contra los 15 de Raonic. Diferencia que marcó el resultado global.

La final entre Djokovic y Murray presenta tintes muy especiales. El serbio va por su sexto título en Australia para empatar a Roy Emerson como máximo ganador en este Major, asimismo espera sumar su undécimo Grand Slam para igualar en quinta posición en el ránking histórico a John Laver y Bjorn Borg y acercarse cada vez más a Rafa Nadal y a Pete Sampras (14). Tiene un historial muy favorable sobre Murray (21-9) habiéndole derrotado en 11 de los últimos 10 partidos. Curiosamente ha sido el culpable en tres ocasiones que el escocés no se adueñe del título en Melbourne Park (2011, 2013 y 2015) además de haberle superado en semifinales aquí en 2012. Murray es por su parte el eterno candidato en Melbourne Park donde también cuenta con una cuarta final perdida ante Roger Federer en 2010. Para él de ganar sería su tercer torneo Major y el tercero distinto con lo que emparejaría a Djokovic en ese aspecto ya que el serbio no cuenta aún con Roland Garros – al igual que él –

Vía y Foto | Open de Australia

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *