8 abril 2012 Ciclismo

Boonen festeja su victoria en la París-Roubaix

Hasta este año 2012, el belga Roger de Vlaeminck, gran clasicómano de los años 70, era el único ciclista que había ganado en cuatro ocasiones la París-Roubaix, y por algo lo llamaban Monseiur París-Roubaix. Desde hoy, tiene que compartir ese título honorífico con un compatriota, Tom Boonen (Omega Pharma-Quick Step), que este año ha conseguido ganar también por cuarta vez este Monumento del Ciclismo.

Tras sus triunfos en 2005, 2008 y 2009, Boonen ha escrito hoy otra página para la leyenda, ya no por ganar, sino por la forma en que lo ha hecho, más brillante aun que en el Tour de Flandes. Que tiemble De Vlaeminck porque su reinado en el Infierno del Norte parece tener fin, aunque seguro que se alegra de tener a un sucesor tan brillante como este Boonen que ha vuelto por sus fueros este año.


Para ganar la París-Roubaix no sólo hay que tener fuerza en las piernas, sino también esa pizquita de suerte para no sufrir ningún pinchazo ni ninguna caída. Esa es la otra selección que realiza este prueba, y dieron buena cuenta de ella gente como Sylvain Chavanel (Omega Pharma-Quick Step), Thor Hushovd (BMC) o Filippo Pozzato (Farnese Vini). Así, entre acelerones y caídas, se seleccionó la carrera y dejó adelante al pelotón de favoritos.

A algo más de 50 kilómetros para el final, Tom Boonen atacó, primero con su compañero de equipo Terpstra, que le ayudó durante no mucho espacio. Parecía una locura, lo era al fin y al cabo porque probablemente al sprint hubiera batido a sus rivales, pero el belga devoraba kilómetros como una locomotora y los que debían ser su perseguidores se movían entre la incertidumbre de ver quien era el que salía a su caza o quien tiraba del grupo.

Así, a falta de una organización mejor o quizá de mejores fuerzas, Boonen se escapó del tal modo que cubrió medio centenar de kilómetros en solitario, logrando tiempo suficiente para que pudiera recrearse en la última vuelta. Por detrás, Sebastien Turgot (Europcar) y Alessandro Ballan (BMC) completaban el podio, batiendo el sprint a la mejor baza española, Juan Antonio Flecha (Sky), que recordemos lleva muy poco recuperado de una lesión en las manos.

Clasificación final:

1 Tom Boonen (Bel) Omega Pharma-Quickstep 5:55:22
2 Sébastien Turgot (Fra) Team Europcar 0:01:39
3 Alessandro Ballan (Ita) BMC Racing Team
4 Juan Antonio Flecha Giannoni (Spa) Sky Procycling
5 Niki Terpstra (Ned) Omega Pharma-Quickstep
6 Lars Boom (Ned) Rabobank Cycling Team 0:01:43
7 Matteo Tosatto (Ita) Team Saxo Bank 0:03:31
8 Mathew Hayman (Aus) Sky Procycling
9 Johan Vansummeren (Bel) Garmin – Barracuda
10 Maarten Wynants (Bel) Rabobank Cycling Team

Impresionante la temporada de Tom Boonen que está escribiendo una página única en la historia con tanto triunfo consecutivo, triunfos que lo mantienen como líder provisional de la clasificación UCI Pro Tour, con una buena tacada de puntos. El auténtico Boonen ha vuelto, el Tornado, y atrás aquel ciclista que coqueteó con la mala vida. Dan ganas de comprarse una bandera de Flandes y todo.

Vía | Le Tour

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 abril 2012
  2. Resumen 2012 Ciclismo: el año de Boonen, Wiggins, Purito y Armstrong 26 diciembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *