2 diciembre 2016 Ciclismo

Sagan venció en la edición cien del Tour de Flandes

El Velo d’Or o Bicicleta de Oro es un premio que se entrega desde 1992 al que se considera como el mejor ciclista del año. Y en este año 2016 el ganador no ha podido ser otro que Peter Sagan, que así recibe por primera vez este galardón que se han llevado los mejores del pelotón.

Sagan estuvo a punto de ganarlo la temporada pasada, pero en las votaciones que organiza la revista francesa Velo Magazine finalmente se adelantó el británico Chris Froome. Este año en las votaciones han cambiado las tornas, y Sagan se ha impuesto a Chris Froome, segundo, y al colombiano Nairo Quintana, tercero en su primera aparición entre los tres más votados de este premio.

Lo de Sagan en 2016 ha sido brutal, mejorando en números su palmarés de los dos años anteriores. Se ve que al ciclista no le ha pesado en absoluto lo de portar el maillot campeón del mundo (para otros ciclistas, maldito) porque el eslovaco del equipo Tinkoff ha terminado también liderando la clasificación UCI World Tour gracias a todos estos triunfos.

Su primera victoria del año llegó en la Gante – Wevelgem, como previo a su primer triunfo, por fin, en el Tour de Flandes. Antes de llegar a su siguiente gran objetivo, el Tour de Francia, Sagan conquistaría dos etapas en el Tour de California y otras dos en la Vuelta a Suiza, ganando etapas en estas carreras tal y como viene haciendo desde 2011.

En el Tour, Sagan volvió a repetir como maillot verde por quinto año consecutivo. Pero este año 2016, además, lo haría ganando tres etapas (mientras que en 2015 y 2014 no ganó ninguna) y llevándose el premio al ciclista más combativo de la carrera al término de ésta.

Sagan terminó la temporada ganando el GP de Quebec, siendo el primer profesional en ganar el Campeonato de Europa y con dos victorias de etapa en el Eneco Tour. Todo esto para prepararse de cara a un Campeonato del Mundo de 2016 en el que revalidó victoria, pese a que no parecía el favorito, redondeando así una temporada para enmarcar, que no deja dudas sobre el merecimiento de este Velo d’Or recibido.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *