3 junio 2010 Baloncesto

Sergio Lull

El Real Madrid ha conseguido forzar un partido más de la serie de semifinales ACB que le enfrenta a Caja Laboral tras ganar por 80-67 en Vistalegre. A pesar de la victoria de hoy, el Caja Laboral sigue dominando la eliminatoria por 2-1 pero al menos el equipo blanco puede seguir soñando con una remontada que vivirá su próximo capítulo el próximo viernes también en el feudo blanco y desde las 20:30 horas.

Tras dos derrotas en la pista de Caja Laboral, al Real Madrid no le quedaba otra que salir a por todas para evitar un doloroso 3-0. El partido se mantuvo igualado hasta la fase final tal y como ocurriera también en Baskonia pero a diferencia de aquellos partidos, esta noche el Madrid si ha sabido ganar y gracias a un inspirado Sergio Llull con dos triples cuando el partido marchaba empatado ha dado el estirón final que le ha permitido quedarse con el triunfo.

En el comienzo del partido, fue Ante Tomic el que asumió la responsabilidad de anotar para el equipo blanco con 10 puntos en los primeros minutos del choque. El pivot croata consiguió 18 puntos y 7 rebotes aprovechando que esta vez no se cargó pronto de faltas como le ocurrió en anteriores partidos. A pesar de la aportación inicial de Tomic, el Madrid no se pudo escapar en ningún momento ya que Splitter (17 puntos) no lo permitió.

El partido llegó con 21-21 al final del primer igualado y siempre se mantuvo en ventajas que no superaron los cinco puntos hasta el último periodo, un cuarto cargado de parciales que había podido decantar el partido para cualquier equipo. Bullock, con un triplazo sobre la bocina del tercer cuarto, y Reyes con una canasta al comienzo del último ponía el 60-53 en el marcador a a favor de los blancos, su mayor ventaja en lo que iba de partido.

Lejos de amedrentarse, el Caja Laboral reaccionó y con un parcial de 0-10 se puso con 60-63 y acarició por momentos la final. Afortunadamente para el Madrid, sus dos bases aparecieron para darle la victoria. Primero fue Prigioni con un 2+1 el que puso el 63-63 y luego fue Llull con dos triples el que puso el 69-63 que comenzaba a encarrilar un triunfo que sentenció poco después Prigioni con un nuevo triple que ponía el 72-63 culminando un parcial de 12-0 que acabaría siendo definitivo.

Llull, cuya baja en el primer partido de la serie fue muy sensible, acabó yéndose a los 17 puntos, siendo despedido entre vítores de una afición blanca a la que cada vez le gusta más el espíritu de lucha del de Mahón, que les ha conducido a un cuarto partido.

Vía | ACB

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 junio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *