30 abril 2013 Ciclismo

La sentencia del juicio de la Operación Puerto es vergonzosa

Mucho ruido, muchísimo, y pocas nueces, poquísimas. El juicio de la Operación Puerto, la operación policial que destapó la mayor red de dopaje jamás vista en España y en la que estaban implicados médicos, directores de equipo y muchos deportistas (no sólo ciclistas), ha conocido hoy su sentencia, una sentencia que, resumida en sus más de 300 folios, nos deja la sensación de que se ha decidido hacer mutis por el foro y mirar hacia otro lado.

El médico Eufemiano Fuentes ha sido condenado a un año de cárcel y cuatro de inhabilitación, amén de una multa económica, así como su cómplice, el preparador físico Ignacio Labarta, condenado a 4 meses de cárcel. Ninguna de los dos pisará la trena al ser penas menores, penas que han dejado claro la falta de legislación en España con el tema del dopaje y la salud pública.

Los otros implicados en el caso han salido indemnes. Es decir, ni Yolanda Fuentes, la hermana de Eufemiano, ni los dos directores de equipo, Manolo Saiz (ONCE y más tarde Liberty Seguros) y Vicente Belda (Kelme). La acusación pedía entre uno y dos años de condena para estos tres, pero la jueza Patricia Santamaría los exime de toda culpa, para infortunio del ciclismo español en el caso de los dos directores.

Pero lo peor para el mundo del deporte es la decisión que ha tomado la jueza de no entregar las bolsas de sangre incautadas a las autoridades, bolsas que serán destruidas una vez termine todo el proceso y la sentencia sea firme, cosa que irá para larga. Y es que ya ha anunciado Ana Muñoz Merino, la nueva al mando de la Agencia Española Antidopaje, que van a recurrir la sentencia por vía administrativa.

Esto es, aquí paz y después gloria. Por si alguien pensaba que el deporte español iba a limpiar un poco las manchas y las sospechas que se ciernen sobre él tras este juicio, estaba equivocado. Ya las sesiones del juicio demostraron a los medios internacionales las particularidades de la justicia española, para vergüenza de todos, y esta sentencia no hace más que reafirmar la imagen que se han llevado de aquí, de nuestra justicia y de nuestro deporte.

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Decepción para Madrid y alegría para Tokio que será sede de los Juegos Olímpicos 2020 7 septiembre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *