19 diciembre 2015 Baloncesto

Ty Lawson tiene difícil seguir en los Houston Rockets

Los Houston Rockets necesitaban un base de primer nivel y este verano lo consiguieron vía traspaso. Ofreciendo varios jugadores con los que no contaban, como Kostas Papanikolau o Joe Dorsey, consiguieron a Ty Lawson, el base titular de los Denver Nuggets y que llegaba con unos promedios de 15’2 puntos y 9’6 asistencias tras seis años en la liga.

El traspaso, sin embargo, tenía truco, tenía una clara explicación que resumía el porqué por tan poco los Rockets conseguían un jugador de esas estadísticas. No era otra que los Nuggets querían desprenderse de Lawson, no sólo porque pensaban en Emmanuel Mudiay como el futuro de la franquicia, sino porque estaban hartos del jugador que había sido su estrella.

Lawson había tenido problemas con el alcohol: había sido dos veces arrestado por conducir ebrio e incluso ingresado en una clínica de desintoxicación como castigo. Pero el riesgo parecía asumible por los Rockets y la mayoría de los expertos apuntaban que en Houston Ty Lawson volvería por sus fueros y que íbamos a estar ante uno de los comebacks del año.

Pero nada más lejos de la realidad. Han pasado los meses y si hubiera un premio al peor traspaso del año, Ty Lawson sería uno de los más firmes candidatos. El jugador no se ha adaptado a su nuevo equipo, sus números son paupérrimos comparados con los que hizo en su mal último año en Denver y ya ni siquiera es titular. Beverly, con poco que ha hecho, le adelantado.

Aunque no hay nada oficial, los Rockets parece que ya han perdido la fe en Lawson y que están buscándole equipo. Cierto es que no dieron mucho por él, sólo descartes, y que han perdido poco en esta jugada pero igualmente cierto es que tampoco van a conseguir mucho. El valor del jugador sigue cayendo en picado y más lo hará a lo largo de los próximos días, pues se vienen complicaciones.

Por lo pronto, Lawson será castigado por la NBA con dos encuentros al admitir que condujo ebrio. Próximamente vendrá la vista definitiva y la sentencia le puede condenar a varios meses de cárcel. Y esto es sólo por el arresto de enero, por el primero, que todavía le quedan los juicios por el siguiente arresto. Así que si Lawson vuelve a ser algún día el que era, parece difícil que sea esta campaña.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *