4 enero 2016 Fútbol

Zidane será el entrenador del Real Madrid

El empate ante el Valencia en la Jornada 18 fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de Florentino Pérez con Rafa Benítez. Un vaso pequeñito y que ya llegaba en parte lleno desde que se contrató al técnico madrileño, un entrenador que soñaba con dirigir al Real Madrid, a su equipo desde niño, y que apenas ha durado media temporada en el banquillo.

Se repite la historia: Benítez ha sido despedido después de ser ratificado

Florentino Pérez ha confirmado en rueda de prensa la destitución de Benítez como entrenador del Real Madrid, apenas un par de semanas después de que saliera a la palestra para defenderlo, para ratificarlo y para culpar a la prensa y a quien se atreva a poner en duda su gestión deportiva de los problemas del Madrid. Justo igual que pasó con Ancelotti.

Parte de lo que ha pasado es culpa del propio Benítez. Como ya llegaba bajo el estigma de ser un entrenador defensivo, Benítez decidió dejar de ser el técnico que era y probar a hacer jugar a su equipo a algo en lo que él no creía. El resultado fue que el equipo no jugaba a nada y que los jugadores fueron perdiendo la confianza en su entrenador, si es que la tuvieron alguna vez.

Porque no se puede negar que la plantilla también tiene su parte de culpa en la situación, en el despido de su entrenador. Es bastante evidente que no ha caído bien, que no gustaban sus métodos, y ya no hablamos de las actuaciones de los jugadores sino de las declaraciones de varios de ellos, dejando bien claro que echaban de menos al anterior entrenador, Carlo Ancelotti.

El italiano no podrá volver porque ya está comprometido con el Bayern Munich, pero sí tomará el mando del equipo el que fue su mano derecha en el Real Madrid: Zinedine Zidane. El francés cuenta con el apoyo mayoritario de la afición por todo lo que representó como futbolista y como portador de la camiseta blanca, cosa que de entrada no pudo decir nunca Benítez, ni el primer día.

Zidane cuenta con una baza con la que Benítez no contaba, apoyo unánime de la afición y casi seguro de la plantilla

También, en teoría, contará con el apoyo de una plantilla que siempre ha hablado muy bien de Zidane cuando se le preguntaba por su labor como segundo entrenador de la primera plantilla. Los jugadores, especialmente capitanes y pesos pesados, siempre han dejado claro que el francés se preocupaba mucho por ellos, que siempre estaba dispuesto a escucharlos y que sigue siendo un líder al que seguir.

Zizou deja al Real Madrid Castilla de Segunda División B en la segunda posición de su grupo. No anda sobrado de experiencia como entrenador y hasta ahora no ha demostrado nada en un banquillo, pero todos tienen la fe de que por fin el Real Madrid encuentre su propio Pep Guardiola, ese entrenador sobre el que hacer girar un proyecto a largo plazo y con éxito.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *