Liga de Campeones 2010/2011: el F.C. Barcelona empata a uno con el Real Madrid y se mete en la final de Wembley

Liga de Campeones 2010/2011: el F.C. Barcelona empata a uno con el Real Madrid y se mete en la final de Wembley

Escrito por: Fernando    3 mayo 2011     7 Comentarios     5 minutos

El F.C. Barcelona ha sido el primer equipo en inscribir su nombre en la final de la Liga de Campeones 2010/2011 del próximo 28 de mayo en Wembley así que sus aficionados ya pueden empezar a buscar vuelos baratos a Londres. El conjunto azulgrana ha empatado a uno con el Real Madrid y ya espera a Manchester United o Schalke 04, que se jugarán la segunda plaza de finalista este miércoles.

La eliminatoria entre los dos equipos venía bastante decantada desde el Santiago Bernabeu pero al menos se vio un partido competido y algo más limpio que los anteriores. El Barça tuvo varias ocasiones para marcar en la primera mitad pero no lo hizo hasta la segunda por medio de Pedro justo después de una jugada polémica que podía haber significado el primer tanto blanco. A partir de ahí, el Madrid, con todo casi perdido, dio la cara y al menos empató el partido a pesar de quedar apeado de la competición.

La baja de Pepe y el resultado adverso obligaron a Mourinho (que no apareció por el campo) a poner sobre el Camp Nou un equipo más ofensivo que en los partidos previos. El trivote habitual en mediocampo se redujo a un doble pivote con Xabi Alonso y Lass que se multiplicó durante la primera mitad para ayudar a sus compañeros en las coberturas mientras que arriba, Kaká e Higuain eran las novedades.

En los primeros minutos, el Madrid estuvo bien plantado, intentando presionar arriba para robar balones e ir en busca del gol. Además, cuando tuvo el balón intentó hilvanar jugadas aunque ni el juego rápido ni el elaborado se tradujo en ocasiones de gol como confirmarían las estadísticas al descanso que reflejaban cero tiros a puerta de los blancos.

Por su parte, el Barça quería el balón porque es la mejor arma para defenderse y no sufría demasiado atrás. Arriba, Messi era el que intentaba crear peligro. El delantero argentino fue un auténtico estilete que creaba problemas ante cada perdida de balón sacando a Carvalho la primera amarilla y obligando a arriesgar en varias jugadas donde se jugó la segundo.

Durante los primeros 25 minutos no hubo ocasiones demasiado claras pero a partir de ahí llegaron los peores minutos para el Real Madrid que se desordenó por completo y que pudo seguir soñando con el pase de la eliminatoria gracias a Iker Casillas.

Primero, el portero blanco tuvo que atajar un remate de Busquets en área pequeña que remató de cabeza tras no ser bien defendido por Cristiano Ronaldo. Después se sucedieron dos buenos remates de Messi mientras que quizás la mejor parada del cancerbero blanco llegó tras un disparo de Villa que buscaba la escuadra y se encontró con una gran mano de Casillas.

El capitán blanco tuvo que responder a una ocasión tras otra en esa fase mientras que en ataque el Madrid no podía hacer nada. Cuando se alcanzaba el final de la primera mitad, llegó un buen ataque gracias a un balón en profundidad de Xabi Alonso que Cristiano Ronaldo no acertó a poner a Di Maria atajando Valdés pero era demasiado poco para un equipo que necesitaba remontar dos goles.

En la reanudación, llegaron dos jugadas decisivas para el desarrollo del partido. La primera fue un gol anulado al Real Madrid tras una jugada de complicada interpretación. En ella, Cristiano Ronaldo encaró la portería del Barça, sufrió un choque con Piqué que el árbitro no entendió como falta y tras ese choque acabó encima de Mascherano en lo que el arbitro entendió como falta. En esas el balon cayó a Higuain que había marcado pero su gol no subió al marcador.

Al final del partido, Casillas volvió a acordarse del árbitro y lo cierto es que, ante la duda, el árbitro tiró para el equipo de casa y cortó algunas contras del Madrid de forma dudosa, como una en la que señaló falta de Di María sobre Puyol cuando el capitán blaugrana se había caído solo al suelo.

Poco después, llegaría el tanto del Barça. La clave fue una buena salida de presión de los azulgranas que se quedaron con mucho espacio libre en medio campo. El balón llegó a Iniesta que con tiempo para pensar vio perfectamente a Pedro que batía a Casillas de tiro raso.

A partir de ahí el partido vivió unos minutos en el que volvieron los piques y las entradas fuertes. El Madrid movió el banquillo y fue en busca de la heorica con Adebayor y Ozil que entraron por Higuain y Kaká. Los madridistas encontraron su premio porque tras un robo de balón empataron el partido. Di María hizo una buena jugada que acabó con su tiro en el poste pero recogió el rechace y envio a Marcelo que empataba empujando en área pequeña.

El gol animó al Real Madrid que intentó tirar de orgullo para buscar el segundo gol. Sin embargo, la mayoría de sus ataques se estrellaron con la defensa del Barça que cuando tenía el balon se defendía tocando sin parar ante un conjunto blanco que estaba roto. En los últimos minutos, las faltas apenas si dejaron tiempo para el juego real y lo más destacable fue la vuelta de Abidal que volvía tras la operación de su tumor en el hígado y ponía la guinda a una noche feliz en el Camp Nou en la que sus aficionados pudieron celebrar el acceso a otra final de Champions League.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.