PAF Balls, una forma muy especial de jugar al fútbol

PAF Balls, una forma muy especial de jugar al fútbol

Escrito por: Altas Pulsaciones    13 diciembre 2012     Comentario     3 minutos

Bloggers y periodistas disputamos un curioso y divertido partido de fútbol en la previa del derbi madrileño entre Real Madrid y Atlético de Madrid.

Hace unos días nuestros amigos de Paf nos invitaron a participar en una nueva práctica deportiva, denominada Paf Ball. La experiencia consistía en jugar un partido de fútbol embutido en una burbuja de cintura para arriba, las piernas quedan libres y el resto del cuerpo con movilidad reducida. La gracia del asunto es que puedes empujar a tus contrarios y caer sin hacerte daño.

Primero teníamos que ponernos la burbuja, para ello bastaba con arrastrarte como un gusano, introducirte en el interior y pasarte unas cintas por los hombros a modo de cinturón. Para levantarse bastaba con tener un poco de equilibrio y hacer algo de fuerza para levantar nuestro peso extra, parece sencillo, pero algunos compañeros necesitaron de ayuda para ello. Tened en cuenta que se modifica el centro de gravedad y en los primeros movimientos estamos algo torpes hasta que nos adaptamos.


En pie y con el rival enfrente nos dispusimos a dar unos toques para coger algo de confianza y acostumbrarnos a nuestra nueva situación (una especie de resaca a lo bestia con 20 kgs de más). Moverse es laborioso, pero peor es la falta de referencia, uno sigue pensando en su anterior situación y al llegar una bola intenta controlarla como antaño, ya sea con el muslo o al pie, pero ni puedes levantar tanto la pierna ni tienes el muslo libre, con lo cual o no controlas la pelota o rebota en la burbuja y se convierte en un regalo para el contrario.

El partido enfrentó a periodistas deportivos contra bloggers. Una vez comenzado el encuentro empieza la hostia de realidad, nos cuesta movernos, diferenciar contrarios con los integrantes de nuestro equipo y el partido se descontrola. Como buenos españoles jugamos al toque, circulando el balón y dando pases al pie, la realidad es que uno hacía lo que podía, pero no pasa nada, si un rival se escapaba empujón y al suelo, sino con un toque flojo bastaba para desestabilizarle, recuperar la bola e intentar pasarla. Esa es otra, aquí no hay Messis ni Cristianos que valga, la gente que tiene mayor pericia no sobresale frente al resto.

Al jugar equipos de 4 personas en un espacio limitado se ganó en dinamismo, el partido era rápido, que no fluido, y continuamente defendías para pasar al ataque. En un par de minutos estabas acostumbrado a la burbuja y disfrutando de ella, utilizándola en tu favor. Es un deporte muy exigente, nuestra temperatura aumenta rápidamente por la bola, por el esfuerzo de correr y el coste extra de levantarte ante una caída.

Ante todo reinó el fair play, la gente iba de buen rollo y simplemente querían pasar un buen rato. Valorando la experiencia debo decir que es muy divertido, el tiempo jugado se hizo corto y me quedé con ganas de más, me supo a poco la verdad. Sobre todo me gusta el equilibrio que existe entre los jugadores al llevar la burbuja, recorta distancias en el juego y todo el mundo puede disfrutar y aportar en la misma medida.

Adjunto un vídeo resumen de la cita, sinceramente refleja nuestra habilidad en el encuentro. Me falta la música de Benny Hill en el montaje, creo que habría encajado mejor…

No todo va a ser fútbol, Paf Ball y deporte. Somos humanos, había partido el Sábado (Real Madrid VS Atlético de Madrid) y teníamos que recargar energías. Paf nos invitó a disfrutar del encuentro en Marca Café con el resto de periodistas y con clientes de la marca. Poco importó el resultado, ambas hinchadas se divirtieron gracias al ambiente festivo, la cerveza y el cachondeo. Una experiencia de diez.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.