27 junio 2016 Fútbol

En Palma de Mallorca y más concretamente en el Estadi Son Bibiloni, donde entre el RCD Mallorca y juega habitualmente su filial, se disputó la final de la Copa del Rey juvenil de 2016. Una final en Baleares pero muy madrileña ya que medía a los grandes de la capital, el Real Madrid y el Atlético de Madrid.

La victoria final iba a corresponder al Atlético de Madrid en un partido que finalizó 4-3 tras una prórroga. Es el cuarto título copero para el equipo rojiblanco, que llega tras una larga sequía de 58 años sin ganarlo, que además llega en el mismo año en el que se gana la liga en su grupo, aunque luego en la Copa de Campeones cayeran a las primeras de cambio.

A la final, el Atlético llegaba tras eliminar a Las Palmas en octavos, al Athletic en cuartos y en semifinales a un Levante que venía de eliminar al Rayo, campeón el año pasado. El Real Madrid, por su parte, repetía en la final por cuarto año consecutivo tras dejar atrás al Mallorca en octavos, al Espanyol en cuartos y al Villarreal en semifinales.

El Atlético partía ligeramente como favorito, entre otras cosas por haber hecho mejor liga que el Real Madrid o por no haber perdido una final de Copa. A eso hay que añadir que las cosas comenzaron bien, pues el argelino Zakaria adelantaba al equipo rojiblanco. Si bien, la alegría no iba a durar mucho y con goles de García y Mario por partida doble, el Real Madrid se colocaba con un claro 1-3 a su favor.

Lo bueno para el Atlético de Madrid es que todavía le quedaba partido por delante. Así, dos goles de Toni Moya durante la segunda mitad valieron para forzar la prórroga, y en el tiempo extra un golazo de Solano, que pilló adelantado a Luca Zidane y lo superó por alto, culminaría la victoria rojiblanca.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *