6 octubre 2016 Fútbol

Italia y España empataron a uno en Turín

En el Juventus Stadium de Turín, Italia y España empataron a uno en el partido de la segunda jornada de la fase de clasificación al Mundial de Rusia 2018. Un empate en tierras italianas no era al inicio del partido un mal resultado, pero el regusto final ha sido bastante agridulce, pues la sensación es la de que se escapó una oportunidad importante de haber ganado.

El partido no tuvo nada que ver con el que les midió en los octavos de la última Eurocopa

Ambas selecciones se volvían a ver las caras tras el partido de octavos de la Euro 2016. Si bien ambas cuentan con nuevo seleccionador, tanto Lopetegui como Ventura apuestan por el mismo esquema, casi los mismos jugadores y casi la misma idea. Sin embargo, el partido que se vio en Turín no se pareció en nada al que se vio entonces en el Stade de France en Saint Denis.

En esta ocasión, España dominó el encuentro, superando el 70% de posesión y encerrando a Italia, que acumulaba en ocasiones hasta ocho y nueve jugadores dentro de su propia área. Los primeros 45 minutos fueron un monólogo de la Roja, con Iniesta y Silva como jefes de máquinas, pero sin gol. Faltó más finalizar las jugadas, aunque en las ocasiones que se intentó la pelota siempre fue a corner.

La segunda parte comenzó con la misma tónica, con la diferencia de que esta vez España acertó. De las pocas veces que salió la defensa italiana Vitolo les ganó la espalda, y aunque el balón parecía claro para Buffon, el meta italiano falló estrepitosamente golpeando al aire y el jugador del Sevilla marcó a placer. El gol hacía justicia, pero también cambió drásticamente el partido.

La actitud de España con el marcador a favor fue la de dar un paso atrás, y al empezar a ceder terreno comenzó a sufrir. No sólo Italia atacaba más, sino que también España recuperaba no ya cerca del área rival sino cerca de la suya, por lo que le costaba más salir desde atrás y perdía la pelota antes. España se diluía y la salida de Morata, a quien se le buscaba en largo, no ayudó a cambiar el destino del partido.

Ramos se equivocó y su penalty no pasó desapercibido para el asistente

Se olía el gol del empate y este llegó de penalty y a cinco minutos del final. En una jugada con varios rebotes, Sergio Ramos derribó a Eder claramente dentro del área, y aunque el árbitro Brych no señaló nada, su asistente de banda le corrigió de uno de los muchos errores que cometió a lo largo de la noche. El romano De Rossi celebró su centenario con la azzurra acertando con la pena máxima y subiendo el empate al marcador.

Así las cosas, España, que ganó a Liechtenstein en la primera jornada, suma 4 puntos, como Italia, dejando el liderato del grupo tras esta segunda jornada a Albania, que ha ganado sus dos partidos, esta vez 0-2 en Liechtenstein. En el tercer encuentro del grupo G, Israel ganó por 1-2 en Macedonia así que suma sus primeros puntos.

Vía | FIFA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *