2 febrero 2017 Fútbol

El Celta y el Alavés lo dejan todo para la vuelta

Si en la primera semifinal, el Barcelona venció al Atlético de Madrid a domicilio y ha dado un paso importante para estar en la final de la Copa del Rey 2016-2017, de la segunda no se pueden sacar conclusiones parecidas. Ni el Celta de Vigo ni el Deportivo Alavés pudieron quitar el 0-0 que mostraba el marcador en el estadio de Balaídos.

Desde el principio se vio que el empate sin goles podía durar mucho tiempo si ninguno de los dos equipos cometía un error. Tanto el Celta como el Alavés plasmaban sobre el terreno de juego ideas semejantes, tanto de dibujo como en su ejecución: ambos equipos buscaban salir jugando y, sin la pelota, presionar fuerte y arriba para evitar que el contrario hiciera eso.

El resultado fue que en la primera parte no hubo prácticamente ocasiones, salvo una contra del Alavés que finalizó Manu García y que despejó casi de milagro el portero local Sergio. En cambio, bajo una intensa lluvia, los segundos 45 minutos fueron diferentes, especialmente para el Celta de Vigo, que encontró el camino para superar a un Alavés que claramente había dado un pasito atrás y daba por bueno lo de no encajar goles.

Así que al final, el gol que hubiera llenado de alegría a la afición local no llegó de milagro. Pero los postes y las paradas de Pacheco, suplente en Copa pero justificando hoy la decisión de Pellegrino con sus intervenciones, amargaron la noche a los celtiñas, especialmente al delantero Iago Aspas, que fue quien dispuso de las más claras oportunidades.

Así las cosas, en esta segunda semifinal todo se queda por decidir para el encuentro que se jugará en Mendizorroza, el miércoles de la próxima semana. La final de Copa del Rey está por perfilarse y nos quedan dos partidos de vuelta a buen seguro que emocionantes.

Vía | LFP

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *