4 mayo 2016 Fútbol

La fase final de la Eurocopa de 1964 se jugó en España

A pesar de los pesares de la primera edición y de que se hablaba de que después de aquello aquel torneo no tenía más recorrido, la segunda Eurocopa salió adelante y tal y como estaba previsto, cuatro años más tarde. Para esa edición, la de 1964 se eligió a España como sede de la fase final y, más o menos, el resto de la historia es bien sabida: España se alzó con el triunfo final en el que fue su primer y único gran logro en selecciones hasta el año 2008.

La segunda edición de la Eurocopa despertó mucho más interés y la cifra de países participantes pasó de 17 a 29. Esto supuso la celebración de una ronda previa antes de la ronda de octavos de final que nos dejó situaciones curiosas, como el emparejamiento entre Grecia y Albania, dos países fronterizos y enemistados que decidieron no medirse en un terreno de juego. La UEFA decidió dar por ganador a Albania, porque Grecia era la primera que se había ausentado del encuentro.

El aumento del número de países obligó a que algunas selecciones jugarán una ronda más

En esa primera ronda tuvo que participar España, enfrentándose a Rumanía. Y como para la Eurocopa de 1960, España logró una holgada y cómoda victoria. En la ida, en el Santiago Bernabeu, España ganó por 6-0 con un hattrick de Vicente Guillot, delantero de una época dorada del Valencia, por lo que en la vuelta no importó la derrota por 3-1. Más dura fue la siguiente eliminatoria, la de octavos de final, ante la selección de Irlanda del Norte.

España no obtuvo un buen resultado en la ida jugada en San Mamés, ya que a poco del final Irvine igualó el gol de Amancio. Así que tocaba viajar a campo rival con la obligación de ganar y con todos los condicionantes posibles en contra: el clima, unas gradas llenas empujando a la selección local … Al final, España ganó con gol de Gento y las crónicas del día recogen la soberbia actuación del meta Pepín, portero del Betis que solo jugó aquella vez en partido oficial con la selección.

Sólo faltaba un pasito para llegar a la fase final, Irlanda, y la selección dirigida por Villalonga resolvió de forma excepcional ese envite. En la ida, en el Ramón Sánchez Pizjuán, se ganó por 5-1, con dos goles de Amancio, otros dos de Marcelino y uno de Fusté. En la vuelta, a pesar de tener el marcador muy a favor, España volvió a ganar con dos goles de Perú Zaballa. Así, se entraba por la puerta grande a una fase final a la que también llegaban la URSS, Dinamarca y Hungría.

Alineación de España durante la Eurocopa de 1964

Los magiares iban a ser el duro rival de España en la semifinal, un equipo lleno de talento que forzó la prórroga con un gol de Bene en los minutos finales, contrarrestando el gol de Pereda a pase de Suárez. Con la estrella española tocada físicamente, el equipo se agarró a Iribar para sobrevivir durante el tiempo extra y consiguió la victoria en una jugada aislada, un contraataque que finalizó Amancio Amaro. La final esperaba y en ella ya estaba la Unión Soviética.

Los soviéticos habían goleado 0-3 en la otra semifinal a la Dinamarca del temido Madsen y esperaban lograr otra gloriosa victoria en la final para apuntarse su segunda Eurocopa, encima ante los ojos de la cúpula del régimen español que celebraba el día de la final sus “25 años de paz”. El partido comenzó bien para la selección, que entonces vestía de azul, con un gol tempranero de Pereda, pero la alegría duró poco pues Jusainov, uno de los temibles delanteros rivales, hacía pronto el empate a uno.

El partido se mantuvo igualado y el Bernabeu se preparaba para la prórroga. Pero ahí apareció Marcelino con su remate de cabeza, y a pase de Pereda y no de Amancio (como nos contó la televisión española), para hacer el gol más icónico de la historia del fútbol español en blanco y negro, un gol además ante el mejor portero del mundo, Yashin. Un gol que, durante muchos y muchos años, fue lo único que los españoles pudieron seguir celebrando.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *