24 enero 2014 Balonmano

Luc Abalo fue una pesadilla para la defensa española

La medalla de bronce será lo máximo a lo que pueda aspirar España en este Europeo de balonmano de 2014, tras caer en la primera semifinal del torneo ante Francia. Una vez más, la selección gala se cruza en el camino de la española, tras un partido que ha tenido varias idas y venidas, y que ha estado marcado por el acierto en la portería francesa en los momentos claves, y por la mala gestión de las superioridades por parte española.

España salió muy mal al encuentro, estrellándose ante Omeyer y cometiendo muchas pérdidas. Así, Francia llegaba a escaparse 5 goles en el marcador. Ya entonces, la situación pintaba bastante mal pero, en el tramo final de la primera mitad, el cansancio de los titulares galos y la buena defensa ante los suplentes franceses cambió la dinámica del partido, hasta el punto de que España se iba al descanso con dos goles de más a su favor.

De vuelta de vestuarios, España volvió dormida de nuevo y Francia recuperó el mando, escapándose tres goles. Ante el desacierto de Jorge Maqueda, le tocó tirar del carro español a Joan Cañellas, y la igualada volvió a llegar al marcador. Así se mantuvo el tanteo hasta el tramo final, pese a gozar el equipo de Cadenas varias situaciones en superioridad y varias oportunidades de haberse puesto por delante. Luego se iba a pagar el desaprovechar estas situaciones favorables.

En los últimos 5 minutos, España se iba a estrellar contra el otro portero francés, Cyril Dumoulin, mientras que Luc Abalo y Valentin Porte iban a encontrar una autopista por el flanco izquierdo de la defensa española, más pendiente de defender a Nikola Karabatic y Daniel Narcisse en el otro lado. Así es como Francia se volvía a escapar en el tanteo y se llevaba el partido, y el primer billete a la final, por un marcador de 30-27.

La otra semifinal, Dinamarca – Croacia, se la apuntó el equipo anfitrión. Aunque los balcánicos fueron superiores en la primera mitad, acusaron el esfuerzo y al momento clave llegaron mucho más tocados en lo físico que una selección de Dinamarca que rotó y tiró de paciencia. Al final, con Landin cerrando huecos y con Hansen como director de orquesta, Dinamarca se clasificó para su final al ganar por 29-27 a los croatas.

Así pues, Dinamarca, última campeona de Europa, defenderá su corona ante Francia en un partido que se jugará a partir de las 17:30 horas. Antes, a partir de las 15:00 horas, España luchará por el bronce ante Croacia, un partido que ya se repitió en el Europeo de 2012, aunque esperemos que esta vez no se repita el resultado. Ambos encuentros se jugarán este domingo 26 de enero y se podrán ver en Teledeporte.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 enero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *